jueves, 18 de septiembre de 2008

la sangre de Alex

está oscuro, no ha salido el sol todavía; hace frío, se nota por la escarcha en los vidrios y el chillido que emiten al contacto con el aliento tibio. Alex despierta.

Está sola en un cuarto sin ventanas ni puertas, sin piso y sin nada dentro, más que los montones de suciedad que ella misma produjo. Tiene hambre, hace días que no ha provado bocado alguno y sus tripas ya no pueden más, dentro de poco comenzaran a digerirse al cuerpo de la niña, pero no importa, piensa ella, todo es por una razón....la que sea.

se escuchan pasos a lo lejos y un orificio en la pared deja colarse algo de luz entre la tiniebla. Un hombre se acerca trayendo consigo un pedazo de pan de quién sabe cuántos días y algo de fruta, aún con gusanos de por medio. Alex mira y no dice nada "todo es por una razón". Tiene la efímera esperanza de que sea para ella y no se ha dado cuenta de que comenzó a babear al imaginarse que comería algo... pero silencio, los pasos se alejan sin compasión alguna. Solo se van.

pareciera ser que el mundo se ha olvidado de ella y siente miedo de lo que le espera: la muerte, más que mal, es solo una niña que fue arrebatada del lecho materno porque en sus muñecas habían cicatrices con formas extrañas, aunque perfectamente simétricas y geométricas.´Todavía no se explica el por qué de todo, solo desea a ser libre, comer hasta saciar el hambre y dormir lejos a los olores a mierda.

Ya son las 10 y Alex se ha dormido plácida por causa de la sinfonía de tripas que lleva dentro.

Comienza a llover, y el continuo desgaste del techo, produjo una gotera que cae sobre la mano de Ilusión, que se alza fuera de la cama, producto de los malos sueños que la persiguen. Despierta feliz, porque sabe que las lluvias traerán alivio en las cosechas, que habrá abundancia, que nunca les faltará nada ni a ella, ni a sus hijas, ni al esposo. "¡Será un día maravilloso!" - pensó...

Pide té de rosas, como todos los días de su existencia, con algo de los limones más grandes de las cosechas pasadas, para sobrellevar el frío que se cola por entre el tuétano de los huesos.

Pasa una hora, dos, y dos y media, antes de que esté lista para salir, pero se detiene por algo, tuvo miedo de pensar en abandonar la casa, la magnifica casa que la tenía cautiva: a salvo. No obstante, tomó el sombrero para galopar y se fue a los corrales en contra de la inclemente lluvia y del viento que la cuarteaba con cada paso que la mujer diera.

Alex se había imaginado por un instante a Ilusión tomando el caballo por las riendas y saliendo sin rumbo, claro está, que ninguna se conocía, era solo un sueño que tuvo mientras acompañaba a Morfeo de caminatas por el mundo de la oscuridad. Soñó que esa mujer se parecía a la que la tuvo en los brazos cuando fue condenada a la ruina de un lugar devastado por los tormentos de hombres hipócritas que la sacrificarían una y otra vez cada día para tratar de limpiar los pecados de la sociedad. Imaginó que le podía llamar "madre"

Ilusión, tuvo la certeza de que una imagen se volvía a presentar en su memoria tras años de olvido; no estaba segura si era de alguna de sus tantas pesadillas o si era un recuerdo de verdad, era una niña de ojos grandes y redondos, con algo de tristeza en su brillo, y tan grises como lo nubarrones que amenazaban con romper en temporal, tez blanca, pero no transparente, mas nunca la escuchó hablar, y ahora la voz de alguien tomaba parte en los labios flagelados de la imagen, diciéndole: "ayuda"´. Tenía que saber de dónde salió ese pensamiento, no recordaba a nadie con las características de Alex, no recordaba que sus hijas fueran así cuando tenían la edad de 14 año o los que le siguen a continuación. No sabía nada.

Alex siguió imaginando a Ilusión mientras pasaban los días sin remedio, inventando historias, viéndola cabalgar por los prados de un campo interminable, jugar con las hijas de sus hijas bajo las hojas de los laureles y los magnólios. Se imaginó ahí, que por fin pertenecía a alguna parte que no fuera el reino de mierda fétida. Se durmió otra vez, a falta de energía y de ánimos, incluso para respirar, con una frase en sus labios que la ayudaba a prepararse para cualquier cosa: "todo es por una razón"
Amanece de nuevo, es un domingo de Marzo, nadie sabe la fecha exacta, ni menos Alex, pero la luna no apareció la noche anterior... , la niña sabía que cuando la luna no aparecía en lo alto del firmamento, tendría que rezarle a lo que fuera para que no volviera a despertar.....era día de sacrificio.... (to be continued...i g2g)



ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

jueves, 11 de septiembre de 2008

¿Qué escribir?


¿Qué escribir para que no sea copiado, sin tener que repetir lugares, personas tiempo, frases? Pues, nada, solo dejar que la mano urda con gracia las palabras que agobian la mente y enfatizan la necesidad de expresar sentimientos, de crear utopías efímeras de un mundo de agonías duraderas. Desistir de pensar, una vez, en encontrarle sinónimos difíciles a palabras cotidianas y escribir para uno mismo, no para los demás. Resignarse a la idea de poner pistas o engaños en la lírica de las frases y de decir verdades en la literatura de las corcheas y stacatos. Pensar que quien lo lee, no lo hace, solo observar, buscando vestigios de amores candentes en cada sílaba, creyendo que el que lo escribe, lo ha vivido, sin saber que es lo que más anhela.
¿Qué escribir? Lo que se venga a la cabeza: "un hola", "un adiós", "un te quiero", "un yo no", "un hola fin del mundo" y "el adiós al corazón". Dejar que las oraciones formen alegorías por sí solas, sin necesidad de requerir ayuda o inductores. Saber que nadie más en el mundo puede escribir lo mismo que tú, ahora, nadie, por muy parecidos que sean los conceptos, las fechas, lo inevitable.
Pensar en el pulso de las emociones y guiarse por la carta marítima de la sangre, hasta encontrar el tesoro de un resplandor de ideas en sinápsis.
¿Qué escribir? Un suspiro, la muerte de un flor, lo que sea que haga feliz al núcleo del alma, dejando la vida de lado y congelarla al compás del lápiz tembloroso del poeta o el alegre dramaturgo. Escribir lo que yo quiero leer cuando llueva, cuando haga frío, para olvidarlo al instante o dejarlo plásmado, intacto en la retina del ojo.
Diseñar cartografías que llenarán la mente de mapas para llegar al clímax de mi corazón y describir a este como un retruécano purísimo al cristal de la ánfora que lo contiene.
Replantear mi existencia, cuantas veces sea necesario y cuestionar lo que los sueños tratan de decir.
¿QUÉ ESCRIBIR? La adecuada pregunta es....¿QUÉ NO SE PUEDE ESCRIBIR?
Tantas cosas, tantos pensamientos y tan poco el papel en el mundo, necesitaré del silencio para llenar el vacío de la tinta seca del lápiz mientras pienso en qué escribir......


ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

martes, 9 de septiembre de 2008

solo entonces.....


Habrá un día en que desesperes porque no sentirás mi presencia junto a la tuya, que no podrás apartar de tus memorias el pasado que nos condena a recordarnos entre las llagas de las mentiras y de las promesas inconclusas que juntos construimos.
Cuando ya no sientas que mis manos están cerca de las tuyas, podrás soportar la realidad que de el destino es cruel y ha llenado de ñáceras, lo que el complejo sentimiento hizo incólume, alguna vez, en algún momento, con algunas personas sin sentido del tiempo.
Cuando te arrepientas de haberme conocido, te acostumbraras a la idea de permanecer en soledad, pensando, llenando tu cuerpo de cafés hirviendo para ver si así puedes evaporar el resto de emociones que te provoca cada vez que escuchas mi nombre, y te darás cuenta de que no es a mi a quien odias, si no a ti por haberme amado, sin sentido, sin lugar, sin planearlo, sin quererlo.
Existirá la ocasión, en la que mires por la ventana, y veras caer las hojas doradas de las aventuras compartidas y te inunde la nostalgia por repetirlas y saber que es imposible, pues el tiempo se ha encargado de cegarnos y poner trampas en las que ambos caímos, en las que yacemos sin movernos, inertes, azules, con sentimientos mutuos, nunca enamorados.
y te aseguro que tendrás la oportunidad de confesar lo mas profundo de tu alma, cuando ya las estrellas se este alzando nostálgicas de una buena historia de amor que contar, mas no dirás nada por qué sé yo, orgullo, manías, hipocresías absurdas, lo que sea, pero no lo dirás, solo silencio, miradas abrazos, como siempre. Pero ahí estaré yo, en la penumbra esperando a que suene el teléfono y sea tu voz la que conteste del otro lado, con el típico "aló" con notas de ternura pulcra y de nervios infundados, de ansias por decir todas las cosas ocultas en el silencio, en las lóbregas cámaras de los recuerdos, pero nunca jamás pronunciadas por miedo, por tantas cosas. Ahí estaré yo para sostener en mi hombro tus lágrimas dulces, para guardar en ánforas de oro tus risas, y para aniquilar las incertidumbres del mañana. Ahí estaré yo para decirte que te quiero sin tener que esperar nada a cambio, para abrazarte si es que me da la gana o no decir nada y decirlo todo con una mirada felina.
SOLO ENTONCES TENDRÁS EL VALOR DE MIRARME A LA CARA Y DECIR: "¡TE QUIERO!" ahí la historia tendrá un final, mientras sigue adelante con infinitos puntos suspensivos.


ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

domingo, 7 de septiembre de 2008

TÚ ERES PARA MÍ…


Tú eres para mí, el dolor más austero que mi cuerpo ha sentido,

La alegría más amarga de saber de este amor desmerecido,

Que cegó mis ojos, callo mis labios y ensordeció a mis oídos,

Guardando en una ánfora lo que los dioses han palido.

Tú eres para mí, el calabozo del alma oscurecido,

Donde debo pagar por lo que no he tenido,

Imaginando siempre, tu hombro junto al mío,

Y olvidando mis memorias que recuerda el olvido.

Tú eres para mí, la gota máxima del veneno vertido,

En las sienes de los enamorados, ingenuos individuos,

Que se aman a lo lejos, cuando el crepúsculo es vivido,

Sobre los cielos arrebolados, en un dulce sonido.

Tú eres para mí, todo lo inalcanzable, todo lo prohibido,

Todo lo que de mi vista tierna ha sido escondido,

Para evitar la tragedia que sobre nosotros ha dormido,

Por ser yo la enamorada y tú el malentendido.

Tú eres para mí, el verso más complejo que ha sido concebido,

Bajo la agonía creciente de un poeta desconocido,

Que intentó plasmar en palabras mortales el sufrimiento padecido,

Por quienes aman y no son correspondidos.

Tú eres para mí la vida, la muerte, los sentimientos confundidos,

Custodiados por el manto, de cupido, ya frío,

Que de objetividad esta vez ha carecido,

Derribando al azar lo que a ti me ha unido.

¿Será amor, será castigo?

Por eso hasta que cierre mis ojos, a ti te maldigo.




ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

martes, 2 de septiembre de 2008

TUS OJOS


ya en repetidas noches te has aparecido en mis sueños, donde soy victima de tus hermosos ojos color miel, tan misteriosos como tu mismo silencio, rara vez hablas, solo me miras desde lo lejos, cual predador vigila a su presa, pero yo siento tu presencia, detras de cada uno de mis pasos, detras de mi hombro, respirando el mismo aire que sale de mis pulmones, tan cercano y tan distante.tu ojos son la causa de mis más dulces sueños, hay veces en que dejan de ser traslucido y se convierten en un azul profundo, hermoso como el firmamento sobre nuestras cabezas, azules, como el color de mis miedos, azules, como el veneno vertido en la copa de la que bebo el deseo.hay veces en que te acercas a mi y me tomas de la mano, guiandome quien sabe donde, sin hablar solo observandome de reojo, mientas apresuras el paso, sin jamas soltarme, y puedo leer en tu desperacion que dices : ven no me dejes, te necesito mas de lo que tu a mi, solo ven, no hagas preguntas, quiero tu presencia cerca de mi, corre conmigo, libre cual gacela en la sabana, ven acompañame, no se donde, pero cuando llegemos lo sabremos, ven!hay veces en que decides decir algo, camuflado en otra cosa, como mensajes subliminales, simpre rodeados de personas que cortan nuestras posibilidades, de envidia incontenible hacia el amor que nace, por lo menos de mi parte. tratando de decirme, hola pero fallas en el intento, diciendoselo a quien me acompaña, y diriegendo hacia mi solo una mirada de tus ojos penetrantes. no obstante, cuando quedamos solos, confiesas tus deseso, tus fantasias, tus anhelos, confiesas todo aquello que tienes miedo o verguenza de decir en frente de las personas, me abrazas y te vas, pero vulves, y te quedas, jamás me abandonas, vuelves y contigo la multitud, y es cuando buscas excusas para encontrarme tras un pasillo, en una habitacion, tras las paginas de un libro, en un frase de amor, o te acercas frio y directo, me miras largos minutos, ojos con ojos, reflejos en el reflejo, silencio en el silencio, me dices te amo, y pasas por mi lado, echando una ultima mirada, y una sonrisa seductora, con la que sebes que me conviertes en tu fiel seguidora.hay veces en que solo yo soy la que te obsevo, desde la sombra, o paso con alguien a mi lado y desvio una mirada hacia donde te encuentras, mientras los colores se me suben al rostro.hay veces en que una palabra o la primera letra de tu nombre me lleva a la melancolia, y sufro, por lo que no pudo ser, o por lo que fue, tan fugas, tan dulce, tan hermoso como tus ojso celestes, cafes, miel, verdes....hay veces en que no te veo, ni te escucho, ni siento tu presencia bajo mi hombre, no obstante algo se encarga de traerte, una cancion, alguna frase de una de nuestras conversaciones, una nota , un apunte de clases, algo, y a ese algo lo maldigo hasta morir en el...esto es algo que se me ocurrio poner.

ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

lunes, 1 de septiembre de 2008

de una persona muerta, destruido fue el cuerpo


De una persona muerta destruido fue el cuerpo

Para borrar su paso por esta tierra de sufrimiento

Y callar su memoria bajo cinco metros de fosa de entierro

De tierra de cementerio, de tierra de un inmenso calvario

De soledad y recogimiento

De una persona muerta destruido fue el cuerpo

De una familia muerta, asesinado su único heredero

Para callar su llanto bajo un lóbrego mausoleo

Al que ha de ser arrojado en un cajón del cual no es dueño.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo,

De una persona sin pasado, envenenado fue el recuerdo

Su buen nombre ha sido manchado por la palma del asesino incrédulo

Que envaino el cuchillo en ese blanco y tierno cuello.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo,

Para esconder aquel brutal escarnio

De matar a un ángel ligero,

Que no ha de arder bajo el fuego eterno

Condenatorio por pecados inciertos.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo

Para esconder las manchas de sangre que quedaron se impregnadas en el pecho

De la pobre victima de buen andar y de carácter mal hecho

Por el paso del lapso trágico que se ha convertido en infierno.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo.

Que el alma, ahora, vaga con tiempo

Buscando su altar donde pasar un poco el averno

Que siente al no sentir sus desechos restos.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo,

Y el asesino corre temblando por el miedo

Que invade a su mente homicida que busca olvidar lo sucedido

Lo que es imposible pues el pasado nunca ha de ser reprimido.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo

Cuerpo terrenal que esconde el triste destino que infundió

¿y quién es el asesino?

Asesino de su hermano, triste final,

Destruyó el cuerpo de su allegado

Esperando venganza poder cobrar

Que ahora la conciencia será su verdugo bestial.

De una persona muerta destruida fue el cuerpo

Y dejándolo abandonado como carroña de los cuervos,

Corre desesperado el fugaz atacante con sentimientos despiertos,

Nudos en la garganta, manos manchadas y sin pulso interno.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo,

Y vigilado por la luz de las estrellas, se está pudriendo

En la cabeza tormentosa de quien lo ha dejado sufriendo,

En vista y condiciones del diablo traicionero,

Llora sin vida el cuerpo.

De una persona muerta destruida fue el cuerpo,

Mientras queda la imagen en mente del narrador del cuento

De esta historia monumental de sangre, angustia y nunca cuerdo.

De una persona muerta destruido fue el cuerpo,

De un inocente el pago fue la sangre maldita

Que lo involucra con el psicópata, hermano tierno

Sangre estúpida, maligna unión de asesino y difunto traidor.




ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.
© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.