sábado, 16 de marzo de 2013

FRENTE A MIL PREGUNTAS





¿Cómo me doy cuenta antes de empezar a quererlo?
¿Qué pasa si no me quiere de la forma que quiero? ¿Indiferente?
¿Qué debo hacer para ahora poseerlo?
¿Por qué trato de provocar una atracción en un lapsus absurdo e inherente?

¿Por qué las canciones toman un gusto agridulce
y vislumbro entre los versos rasgos de su tez
el calor de su pecho y el color de sus ojos dulces,
su sonrisa perenne con connotaciones de desfachatez?

¿Quién inventó los autótrofos sentimientos?
¿Qué hago para volverlo a besar?
¿Dónde apuntalo los cimientos
del amor que estoy tratando de crear?

¿Será suficiente ser como soy, o procuro a otra
para de una mirada volverlo loco?
¿Y si no sirve y el corazón me descostra?
¿Gano algo o pierdo nada y poco?


¿Y si pido a algún santo un amor de invierno?
¿Llegará éste, el próximo, ya llegó?
¿Tendré entonces, de sus ansias, el gobierno?
¿O cierros los ojos y seré yo la que perdió?

¿Quién lo dejó entrar en mi mente?
¿A qué hora, en qué lugar lo encontré?
¿Se quedará un rato o para siempre?
¿Cuándo dejé de preguntar por qué?

¿Quién me dice cuántas decepciones llevo?
¿Las puedo cambiar por una tarde a su lado de nuevo?
¡Díganme! ¡Díganme! ¡Qué de angustia me muero!
¡Y si él lo quiere, mi vida le entrego!

¿Cuántas veces he dicho su nombre?
¿He soñado con él en algún momento?
¿Será acaso quien mis sueños asombre?
¿Se avecina un futuro sin argumento?




¿Por qué no añoro a los que por mí desesperan
y lo deseo a él aunque mi conciencia no quiera?
¿Algo mejor si lo olvido, me espera,
o en el índigo de su cara, mi porvenir se quema?

¿Servirá la magia para que él me amara,
o es sólo una excusa lacerante y ecuánime?
¿Y si mis labios confiesan y mi destino cambiara
del cielo a la tierra por un cariño unánime?

¿Qué hago, qué digo, cómo le hablo?
¿Ahora, mañana, jamás, hoy?
¿Y si voy sin planes y conversación entablo?
¡Mírame amor mío, que a tu lado estoy!








ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

60 COSAS SOBRE MÍ


1. Me encanta escribir
2. odio matemáticas
3. Me enamoro fácilmente
4. no me gustan las habas, pero hay que comerlas
5. me carga la gente en masa
6. mi color favorito es el azul
7. me gusta cantar
8. adoro bailar hasta que ya no puedo más
9. mojitos y margaritas!!!!
10. rezo en las noches
11. no voy a misa, excepto 3 veces al año
12. me siento en casa, cuando estoy en la playa
13. mi lugar favorito en el mundo es Pichilemu
14. de vez en cuando lloro
15. me dan pánico las arañas!!!!!!!!!!
16. tengo conflictos conmigo misma
17. amo, por sobre todo, a mi familia.
18. los mejores años de mi vida, fueron en el liceo!!!!!!!!!!!1
19. adoro soñar despierta
20. cuando hay luna llena, paso horas mirando por la ventana el cielo
21. todavía voy a todos lados con tacos xD
22. sueño frustrado??? ninguno, todos son posibles
23. no se hacer panqueques ni queques xd
24. lo mejor: tarde de canciones con doritos y las amigas!!!
25. me gusta estudiar, pero derepente, hay cosas mejores que hacer
26. mi opus magnum a futuro, es tener un viña
27. quiero ser somelier
28. cada día estoy más enamorada de mi carrera
29. no llueve pero gotea xD
30. un tango, en la playa, a las ocho, viendo caer el sol!!!!!!!!!!!!!!!!!!! (L)
31. tengo que ir a italia algún día
32. quiero ser política xD, no seré la primera mujer presidenta, pero si la primera que se tome al país por la fuerza xD
33. quiero aprender a hablar alemán
34. detesto las mentiras!!!!!!
35. perdonar es de Dios
36. tengo una colección de sombreros!
37. tengo un hijo: mi gato Adolfo!!!!!!
38. Encontré mi lugar en el mundo
39. nunca seré gásfiter xD
40. adoro las manzanas asadas
41. soy fanática de los comics de marvell
42. "mejores tiempos tuve, mejores tiempos tendré"
43. he escrito dos libros
44. siempre hay tiempo para una taza de café bien conversada
45. no soy de demostrar cariño públicamente
46. me da miedo el cuco
47. creo que soy algo idiota
48. ambiciosa.... pero en tratamiento xD
49. compradora compulsiva con cosas que son para la casa
50. siempre quise tener un cepillo de pelo de plata
52. mi pelicula favorita es la sirenita
53. secretamente amaba a principe Erick
54. amo a mi hermano por sobre todas las cosas, creo que no tenerlo cerca es lo más difícil de vivir sola
55. tengo un lugar secreto para guardar mis cosas personales
56. cuando no puedo dormir...cuento ovejas xD
57. rara vez pongo atención en clases xD
58. me gustaría volver a tener 5 años
59. a veces, no me creo el cuento
60. soy un gato jugando al ratón.

¡DECIDE!

¿Decir o callar? ¡Decide, mujer decide! ¡Deja de soltar suspiros inoportunos y controla el movimiento de tus manos para que no tiemblen sin tener excusa! ...¿Decir o callar? Es lo único que inunda mi mente a estas alturas del día, hasta que vi cruzar la sombra de quien provoca todo esto, bajo el sol de media tarde, el más sofocante desde tiempos inmemoriales, para un día de Septiembre.
¿Por qué tiemblo?  Y sin darme cuenta los arreboles de la sangre tomaba por sorpresa mis mejillas, y el pulso del corazón ya no lo era más.... no existía....
¿Decir o callar? No lo sé, pero seguiré escribiendo para ver si aclaro mi mente, o para saber qué es lo que pasa con ella, que juró no volver a repetir lo mismo, mas faltó a su palabra, la condenada....
¿Decir o callar?...... Lancé una moneda: Si sale cara digo, si no, silencio. Veamos qué pasa: Cara ¡Desgracia mía!
¿Decir? Sí decir, no sé por qué, no se cuándo, no sé la razón, pero tú me gustas..

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

viernes, 8 de marzo de 2013

PORQUE TE AMO


Hay conflicto entre corazón y mente,
Un punto de inflexión en la enfermedad
Con rumbo indeciso hacia la incertidumbre,
Amalgama intermitente entre amor y obediencia.

Demonios taciturnos persiguen sedientos
Los vestigios milenarios del deseo congelado,
Despertando lugares como volcanes dormidos
En la resurrección tardía de un romance olvidado.

Hay candados oxidados que atan a la cordura,
Impidiendo compensar la necesidad de caricias,
Inviernos infinitos, con nevadas invisibles
Que congelan los dedos antes de emprender camino.

Un millón de razones para sentar cabeza,
Un millón de besos esperando ser robados,
Las ganas terribles de volver a aquellos brazos
Y sentir que el tiempo en sus labios se ha detenido.




La muerte ronda mis pasos ligeros como plomo,
Y el mundo confabula para hacerme enloquecer,
Pues todos tienen algo que decir sobre lo que quiero,
Sin preguntar antes si yo se los he pedido.

Truenos escapan de mis ojos cuando lo miro,
Y las mareas se apaciguan cuando me habla,
Sin embargo, cuando anoche se levantan remolinos
Que oscurecen mi mirada, llenándola de bruma.

Me pierdo si no camino de su mano,
Y los demonios juguetean en mis hombros cansados,
Burlándose por mi perpetua condición de soledad crónica,
Por ser tan tonta al oír las marañas de las sirenas.

Ya no hay diferencia entre el día y la noche,
Todo es gris excepto esos ojos candiles,
Muerte, desesperación, expiación y vacío
Toman el espacio que habitó su cuerpo.

Pese a todo lo que ya he dicho,
No hay forma de encontrarlo tranquilo,
Pues nunca debió haber historia entre nosotros,

Al pertenecer a universos distintos.

jueves, 7 de marzo de 2013

EL HOMBRE EN LA LUNA.



¿Cómo puedo deshacerme de algo que ni siquiera existe? ¿Cómo logro vaciar mi cabeza de mentiras pesadas que extinguen mi aliento?
¿Puedo arrepentirme de mis arrepentimientos?
¿Voy a volver a despertar sin cansancio o irá acumulándose sobre mis parpados hasta que ya no los vuelva a abrir?
¿Cuál es mi último deseo? ¿Tengo uno?

¿Volverán mis labios a estremecerse con el contacto cálido de una saliva dulce y tierna?
¿Estoy orgullosa de mí, del mundo, de lo que se espera que sea?
¿Quién contestará a todas mis preguntas?
¿Los amores son tan volátiles como mi voluntad y las promesas de tiempo mejores que sólo parecen empeorar con el correr de mis latidos?

¿Mi inocencia continúa como la recuerdo?
¿El otoño se acerca a mi piel, amenazando con escaras de resquebrajos marrones tan punzantes como dagas de diamantes sobre mi corazón de alcaucil?
¿Será todo lo que deseo mío? ¿Incluido él?
¿Cuándo llegará a mi lado?

¿Cubrirá mi espalda ésta noche para que ya no sienta frío y besará mi frente antes de dormir?
¿Callará a los perros de la conciencia tras largos paseos en los montes incipientes de lasciva decrepitud?
¿Todavía falta mucho para que el insomnio se aleje de mi estera?
¿Por qué ha vuelto a temblar la tierra?

¿Pasos gigantes de apoderan de mi trono, asciendo mi corona y mi cintura por los aires,  para caer desplomados sobre colchas de margaritas en botón?
¿Tengo la edad suficiente para pensar en lo que pienso?
¿Será el mundo muy grande? ¿Será muy pequeño?
¿Un montón de laberintos sin salida ni entrada, ni paredes, ni recompensa?

¿Alumbrará la luna mis albores matutinos?
¿Me bañará el rocío con polvo de hadas para volar a Nunca Jamás?
¿Continuaré Cenicienta limpiado pisos?
¿Por qué el Rey no ha convocado a las casaderas a un baile?

¿Por qué veo figuras con ojos verdes y manos de magnolias con apellido extranjero por todos lados?
¿Se llama como recuerdo conocerlo? ¿Es el mismo que me quitaron?
¿Tiene él la juventud arrebatada?
¿Dejaré de sentir dolor?

¿Dejaré de amar a quien no está?
¿Cicatrizarán mis sueños y Morfeo se acordará de que tenemos amistad?
¿Llegaré a vivir en sus brazos?

¿Habitará el hombre en Marte?

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

DUQUESA DE ORLEANS.


Extraño el fervor de unos besos inexpertos,
Los temblores de las caricias siniestras,
Las noches en vilo  buscando en el silencio las incoherencias
Concebidas por la fiebre de la bohemia…

Hay escases de sentimientos románticos en este corazón de piedra,
Vedado de por vida ante el amor lacerante
Que corroe a tantos sin que lo haga en sus ataduras,
Eternamente oxidadas de miedos taciturnos.

Hay hambruna de locura en mis almohadas
Que han dejado partir los matices de sus cabellos hacia el espacio,
Cuando ya mis latidos comienzan a quejarse de dolor
Por falta de cura o doctor que lo trate.

Extraño el roce sereno de las narices
Movidas por la nada a la continua proliferación juguetona,
Y las manos perdiendo sus límites
En la mezcolanza de dedos azarosos enredados porque sí.

Las conversaciones distantes transmitidas
En oníricos cánticos hacia donde estaría él: muy lejos de mí.
O las sonrisas mimetizadas con amenazas de conquista de repúblicas inventas
En la geografía de un cuerpo en letargo prematuro…

Extraño el revoloteo de gorriones en mi estómago
Al saberlo mío y próximo, inminente y apartado
Real y tan precioso, ángel y endemoniado,
El color impactante de sus ojos en la mañana.

Extraño las notas endémicas de amargura en sus lágrimas traslucidas,
Los versos inspirados en lo que él provocaba en mis entrañas,
Cuando cruza un rayo eléctrico por mi piel al despedirse,
Y el vaivén de nostalgia que aparece hasta volverlo a ver.

Llamarlo cuando el colapso empieza a cobrar víctimas.
Y es necesario escuchar el soporte centinela de quien guía mis pasos,
El susurro erotizado al pronunciar  mi nombre con el saludo matutino
Y las caminatas sordomudas desde el trabajo al taxi.

Extraño la recopilación de mis reencarnaciones pasadas
Y todo el encanto que acumulé al vivirlas.
La inocencia de la infancia primera, esa juventud
Que me arrebataron al nacer.

Esas respiraciones que la angustia me hizo perder,
Las inacabables noches  de vigilia penumbrosa,
Al extrañar su presencia gallarda,
En mí costado desprotegido…

Hoy soy solo una doncella sin galán ni escolta. 




ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER. 

ERA LO MÁS PARECIDO...


Debió haber visto el cielo esta tarde porque no hay manera de que mis palabras mundanas sean capaces de retratar la gloria de las luces desintegrando caravanas de arabescos condensados en la culmine de las montañas, en el preciso instante en que el sol se lanzaba al vacío, flagelando la virginidad diabólica del mirador divino… Las almas fueron robadas porque seguían el camino con cánticos sensuales.  Las nubes hacían el amor por primera vez al atardecer,  festejando la muerte del día como tributo a las vicisitudes nocturnas de las que serían víctimas fatales, ya de antemano.
Nada en el mundo era tan puro y tan cargado de maldad que las figuras exquisitas mezclándose en la concepción recíproca de lágrimas empolvadas y el desgravamen funerario del tiempo que ya se vivió.
Era lo más cercano a la perfección y lo hubiese sido si es que hubiese perdurado intacto para siempre, para verlo hasta el hastío de mis ojos y la memorización de detalles andróminos, que  con el tiempo, hubiera sido inevitable.
Simplemente parecía el hálito de Dios expulsado en un bostezo prematuro de lasciva magnificencia.
Era lo más cercano a mi príncipe azul… 





ESCRITO POR:  FRANCISCA KITTSTEINER.

martes, 5 de marzo de 2013

MUERTE, RESURRECCIÓN Y PECADO






Entre corazones destrozados salió el sol,
Y el mundo fue hermoso,
Como el amanecer temprano del deseo
Y la necesidad inconsecuente de libertad y amor.

Soplaban caravanas de música exquisita,
Que secaban el trayecto de sus lágrimas
Traviesas, vergonzosas, desquiciadas, dolorosas.
Llanto perenne del oscuro secreto prohibido.

Y había muerte en todos lados,
Destrucción por cantidades industriales,
Mas, el palpitar errante de la muerte,
Continuaba guiando sus pasos hacia el vacío.


Muerte, resurrección y pecado…


Se entonaban coros de ángeles endemoniados
Y versos concebidos en lo irremediable del fracaso,
Amor entre carroña y ceniza,
Que pedía a gritos su expiación tardía.

Saludó la mañana y las estrellas dejaron de alumbrar,
Mientras los caballos salvajes corrían sin rumbo
Como los labios de ella en una abrupta colisión
Camino, simplemente a los que nunca debió besar.

Y el polvo seco tomó forma conocida,
Levantando arabescos de ilusiones desmembradas,
Y hubo luz, luz de esos ojos funestos
Que alguna vez le robaron la razón.


Muerte, resurrección y pecado…


Entonces se firmó la guerra,
Ella vistió su armadura y atacó.
Los ríos de sangre devastaron la tierra,
Y esa intermitente luz de un momento a otro, se apagó.

Ya no habría más puntos suspensivos,
La causa de sus desdichas estaba extinta,
Y por fin una  batalla ganada, batalla amarga,
Amarga victoria, victoria sin sentido. ..


Volaron los cuervos sobre los cadáveres esparcidos,
Sacándoles los ojos para que no pudieran ver
El desfile de armamentos más pobre que ha existido
Tras ganar una guerra que se debía perder.

Ella lloró todavía una eternidad,
Y nunca se volvieron a levantar los corazones caídos,
Arrastrados hacia lo incierto por ser sensatos
Cuando la sensatez nunca fue más innecesaria.

Había tristeza en su mirada obsoleta,
Sequía por todo su cuerpo con resquebrajos de heridas.
Dolor, hambre, desesperación, deseo,
Y tumbas de besos erosionadas por el tiempo.

Muerte, resurrección y pecado…



ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER. 



Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.
© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.