jueves, 12 de octubre de 2017

EL ALFA Y EL OMEGA





Niebla al pie de las montañas,
Una gota de lluvia que cayó en mi labio,
La ansiedad de tus manos
Y mi deseo en pausa.

Pólvora lanzada al aire en un suspiro,
Miles de puntos de ignición desplegados,
En el espacio ente tu mirada y la mía:
Cánticos susurrados por los muertos.

Un bamboleo inocente en el viento,
Con olores dulces del renacer de septiembre
Acarreando recuerdos olvidados,
Instando a la noche a dejarse caer.

Amenaza de tormenta en tu piel,
Premonición de terremotos al despertar,
Los sentidos de los videntes degenerándose,
Porque yo soy el Alfa y tú el Omega.

La comandancia de los mares ofrezco,
A cambio de invocarte hoy, en el zaguán,
Los misterios del porvenir desgranados
A quien traiga noticias tuyas pronto.

Universos se despliegan ante mis ojos,
Pero son ciegos para verte regresar,
Así como lo son para encontrarte entre las cartas
Barajadas en la mesa al preguntar por ti.
Atracción repulsiva para juntarnos en el mundo,
Malicia contenida por venganza,
Trayendo sufrimiento nacido del amor puro:
El dolor más grande que nadie ha sentido.

Niebla al pie de las montañas,
Una gota de lluvia que cayó en mi labio,
Cataclismos profesados al reencontrarnos,
Porque yo soy el Alfa y tú, el Omega.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.