miércoles, 10 de marzo de 2010

Romance de la mar y el cielo




Hace días que no logro dormir,
Pues siento en las olas un extraño matiz,
Me hablan en los sueños de un nombre conocido
Y luego se callan dejando abierto el caudillo.

Lloran los peces azules en los corales marinos
Y se elevan las aguas y los cangrejos asesinos,
El agua ya no es difícil sino rojo sangre
Y  el mar grita porque tiene hambre.

Hambre milenaria de compasión y entendimiento
Clamando por alguien que escuche sus cantos de sufrimiento,
Mientas las golondrinas defecan tristezas en forma de corazones
Y  le machacan a los erizos  con rabia los caparazones.

Las rocas observan, nada más observan la historia
Que repite por siempre la cruenta ceremonia
De la gente que avanza sin prestar atención alguna
Del romance fallido entre el mar y la espuma.



Y me quedo un instante, parada por un segundo,
Y todo se detiene, ya no gira ni el mundo,
Me da pena el pobre y sus lágrimas de sal avinagrada
Que estallan en los cochayuyos por la espuma enamorada.

Enamorado del cielo con su esplendor de Calipso opalescentes
Que no la mira por estar embelesado con las nubes intermitentes
Y ella baila mostrando sus galas de mujer despechada y altanera
Besando el polvo salino tirado alrededor de la costanera.

Sólo desea que las piedrecillas escriban con ansias sirvientes
Los mensajes que dictan sus recodos perdidos e imponentes
Para que el cielo los lea con sus ojos de hombre
Que la tienen destruida  y con el alma ya pobre.

Ya  no desespera porque sabe que aún faltan,
Muchas personas, años, rocas, nubes, erizos, lágrimas infames, y las gaviotas que restan
Y que haga lo que haga la espuma quiere al cielo y el cielo al mar

Pero eso no le quita las ganas de amar.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER
Se produjo un error en este gadget.

Tu Arcano del dia

© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.