lunes, 27 de diciembre de 2010

VIENTOS...

Todo viento vuelve a soplar a favor y la brisa salina ilusiona mis esperanzas benevolentes ¿serán tergiversaciones andróminas del mi eterno enemigo radical: el destino? ¿será la intervención piadosa de algún ángel extraño que ha concebido conmigo un ligero romance gregoriano? ¿será que he caído en la demencia senil de la edad conjugada con la fantasía casta de una niñez dejada en trazos por las sendas del pasado todavía tibio en su ataúd? ¿será que mi muerte es venidera y me ha dado la absolución de los enfermos? ¿serán enredos venenosos con marañas disfrazadas de claveles tácitos que enamoran mis recuerdos y los desintegra en su mínima expresión?
puede ser tantas cosas, que de repente, prefiero creer que no alcanza a ser nada, pues así, la felicidad de la que ahora presumo...si no es nada, entonces y solo entonces, no puede dañarme.


Queda tan poco tiempo para soñar que ya estoy empezando a echar de menos la vitalidad del cansancio crónico que nació conmigo un día lluvioso de Julio, en año bisiesto y cuando el  `92 estaba de moda, que me mantiene en suspenso, siempre prendada del maldito suspenso que no hace otra cosa que revolver mis inseguridades a fuego lento y condensado…
Un suspenso en suspenso…



ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

CANSANCIO


Creo nunca haber sentido semejante cansancio sobre mis hombros, al punto de querer desfallecer en cada parpadeo atrevido que doy cuando mis fuerzas laguidecen y se me hace agua la boca de somnolencia amalgamada con un prematuro deseo de muerte camuflado entre la algarabía de mis pestañas funestas, tan pesadas como el tronco de las araucarias ancestrales que el primer Kittsteiner derrivó con el pensamiento...
y las horas pasan insolentes, mostrándome una condensación de recuerdos que no recuerdo haber recordado a velocidad suprema, escupiéndome en la cara por perder el tiempo que no ha de volver y seguir acumulando cansancio sobre mi frágil cuerpo y lleno de andróminas con boato.
El hálito que exhalo, casi un suspiro erotizado, me advierte la pérdida de entereza en la batalla:
He caído ante el enemigo...
He muerto en suspenso...
He de dormir cuando aún la noche brilla y el llamado de galanes seducen mis oídos ensordecidos de caricias en veda...
He ardido junto con Troya....


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

jueves, 23 de diciembre de 2010

HAY VECES EN EL AÑO....


Hay veces en el año en que me pongo a desenterrar los recuerdos casi descompuestos desde el panteón de la memoria, para llorarlos un rato y suplicarles que vuelvan a arrullarme justo antes de irme a dormir en la noche al caer el insomnio… hay veces en el año en que hacen mucha falta y están en veda.

Hay veces en el año en que un solo gesto desata la vorágine de mis lágrimas, provocando el colapso del maquillaje y la dignidad queda en el suelo, porque existe la carencia de alguien al lado que ayude a soportar los vientos huracanados de gritos de dolor y vacío.

Hay veces en el año que mi fortaleza deja entrar  al enemigo, lo sienta en su mesa con el mejor vino, lo viste, lo baña y besa su frente antes del letargo, porque puede ser la última vez que lo vea, entonces, el enemigo se transforma en amante el tiempo necesario para acostumbrarme a su presencia sumisa y temerosa de alguna trampa, y después, le entrego mi vida en bandeja de oro.

Hay veces en el año en que odio a todo el mundo y no tengo explicación que dar, simplemente, me molesta hasta el hecho de respirar aire poluido ¿será porque extraño a los que no están? ¿Será que deseo irme con ellos para abrazarlos una vez más o decir: hola, soy la sobrina, la que no alcanzaste a conocer?
Hay veces en el año en que tengo miedo de despertar sola cuando está oscuro y no se escucha nada más que el canto lascivo de grillos embriagados de lujuria.

Hay veces en el año en que quiero desaparecer como un globo que estalla producto del calor del medio día, que se me lloré un rato, que se lea un poema viejo y se me olvide al instante.
Hay veces en el año que quiero ser: lánguida, efímera, andrómina, retruécano, alegoría, nada.

Hay veces en el año en que los colores, los veo diferentes, en una nueva gamas más brillante y hermosa, fusionados como no lo habían hecho antes y a nadie se le había ocurrido, mirando que el negro fosco tiene matices de amarillo, rojo y blanco.
Hay veces en el año en que un sonrisa puede cambiarlo todo…HOY es esa vez en el año.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

DEPENDENCIA



Explícame en simples términos, cómo llegué a este estado de demencia,
Creyendo que el infinito no existe y que es imaginaria su raíz,
Perdiendo los cabales que me obligan a callar como voto de penitencia,
Al traicionar a mis impulsos y maldecir a la vida por su matiz.

Enséñame cómo liberarme de las cadenas que me amarran con persistencia,
A un pasado que ya no quiero seguir recordando porque me temo, ha muerto,
Asfixiado en versos divinos sobre mí, sobre ti, y esta macabra dolencia,
Que terminó ejecutando a un amor que se suponía, eterno.

Muéstrame el camino que me conduzca hacia mi propia independencia,
Pues mis colonias siguen al mando del rey que no conoce a su sirviente conquistador,
Que arriesga todo lo que tiene y lo que no para ganar su magnificencia,
A cambio de un beso regalado antes de jurar nunca volver a parir un amor.

Ven y trae contigo a los verdugos que han de dictar temprana sentencia
En contra de mi cabeza que no ha hecho sino, pensar en ti y rezar por tu cuerpo.
Ven y arranca de mis brazos la palpitante agonía que dejaste con prudencia,
Antes de sacarte el disfraz de ángel y aparecer como eres, cuervo.



Deja de asechar en cacería, con tus manos, mi inocencia,
Porque ya no soporto la idea de lo que está pasando entre nosotros,
Entiéndeme, te amo como lo no volveré a hacer, pero no aguanto la dependencia
Que desarrollé sobre ti, al imaginar que tus labios están en todos los otros.

Libérame de mis pecados, de este remolino lleno con turbulencias,
Dime adiós y partiré tranquila a un destino que todavía no invento,
Mientras me ahogo con las flores en botón y sus melosas pestilencias,

Que no hacen más, que acordarme que amarte fue un mal intento.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

martes, 30 de noviembre de 2010

LO QUE DEJASTE EN MI





Cristales caen sin medida,
Amenazando con llagas lacerantes,
Al cuello desnudo donde depositan su caudal,
Pidiendo el pago de sacrificios en solsticio.

Lamentos hay en el aíre deambulando,
Como noctámbulos con sueño de madrugada,
Cazando los rayos carmines que se cuelan por los arreboles,
Cuando la niebla ataca por la espalda.

Dolor se cambia por entrada al cielo del deseo,
Con lágrimas, llanto, lamentos y sangre,
Convulsiones exasperadas con sudor empedernido
Que resbala por la piel fundido a fuego frío.

Hay melancolía en los ojos de los mortales,
Que sin mirar ven escapárseles la vida,
Entre las manos congeladas por el hálito
De la muerte con cáncer que ronda los pasos.




Las canciones de amor son cánticos amargos,
Atravesados en la garganta ahumada de rencores,
 Llenas de arrepentimientos baratos pulidos,
Impidiendo la salida de los gritos tenebrosos.

La gente pasa por la calle y flota
Entre las masas de smog condensadas en sus pensamientos,
Los autos compiten en carreras presurosas,
Como si tras de ellos viniera persiguiéndolos el diablo en persona.

Se aglomeran las patrañas tiernas en los labios
Al borde de la cianosis por falta de besos cálidos,
Las manos extrañan el contacto con el roce
De los quejidos erotizados nacidos en lo lascivo.

Hay  que dormir antes que la fatiga se agote,
Cerrar los párpados y extender los brazos en el letargo,
Esperando que el sueño les entregue un abrazo

Malicioso a ratos, pero carente y apretado.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

jueves, 11 de noviembre de 2010

VETE




Despertar en las noches inundada en llanto,
Cuando la conciencia se jacta de mi soledad en el lecho,
Y sé que es mi culpa porque nunca fue normal amarte tanto
Y traerte aferrado como cáncer en el pecho.

Trato y lo digo, de dejarte a la deriva de mi olvido
Naufrago ebrio de romance lascivo y abrazos,
Para desterrarte de mí y exorcizarte de lo vivido,
Rompiendo los cristales frágiles que contienen nuestros lazos.

Ya no escucho canciones de amor correspondido,
Porque en todas ellas tu voz dulce y amarga abunda,
Haciendo sangrar a mi amor entre indiferencia escondido,
De de tu imagen con ojos de marea profunda.

Amor mío, vete para poder amar a otro, tras la larga espera,
Quita tus manos de mi piel acaramelada con rosas amarillas,
Desaparece de mi sueño donde tu poderío prospera,
Y no me vuelvas a besar porque tus labios son cuchillas.
                                                                                                        





Te prohíbo, Ignacio, cruzarte entre mis deseos bamboleantes,
Sacudir con tus dedos mis penurias mezcladas con boato.
Quiero reír, no por ti, sino por las esperanzas cautivantes,
De vivir sin andróminas repletas de miedo barato.

Ya no quiero quererte de esta forma invisible,
Porque duele más que la muerte a tientas y peligrosa,
Exanguinando mi voluntad hasta lo insostenible,
Por culpar a mí nombre por tu angustia culposa.

¿Es verdad que no esperas mi deceso prematuro?
¿Ni anhelas que deje de respirar por mala fortuna?
¿En serio me quieres dentro de tu fututo?
¿Por qué hay tanta mierda en toda esta tortura?

Siempre digo que será la ÚLTIMA vez que te escriba algo,
Pero sigo dedicando mis palabras a quién no vale la pena,
¿Podrá ser esta la ocasión en  encuentre tranquilidad en el letargo,
O me continuarás asechando como quejumbrosa condena?



ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Postergación


Siento la necesidad imperante de escribir algo que trascienda a mi vida, que futuras generaciones al leerlo, diga: ¡Qué belleza!
Que galanes enamoren con mis palabras y romances tengan seno en mis anáforas, epítetos y la retorica en general, aunque ahora, quiero, nada más. Dormir o estudiar, lo que no he hecho hasta el momento.
Creo que estoy postergando lo mejor de mi vida por algo que anhelo tener…Dios quiera que este Opus Magnum en sacrificios míos dé frutos dulces con bellas flores precedentes , y hojas frondosas amparen mi futuro dándome sombra y soporte cuando se me escapen los suspiros, el aliento y la vida….

miércoles, 20 de octubre de 2010

Te veo dormir....


¿Es normal querer, desear a alguien a la distancia?
¿Será que otra vez me estoy saboteando al caer rendida ante la idealización de aquel que ahora, me roba el sueño? ¿Estamos juntos invisible mudo?
¿De qué cáliz siniestro me diste de beber?
¿Qué tienes que me has dejado prendada de tus encantos?
¿Alguna vez se acabará?
¿Existe el amor para mí, o debo conformarme con mirar y nunca tocar?
¿Hay algo que estoy haciendo mal?
¿Será posible que yo cruce por tus pensamientos cuando es larga la noche y hace frío?
¿Me recuerdas o el tiempo ha desvanecido mi imagen?
¿Alguien te roba el aliento? ¿Y el corazón? ¿Podría ser yo?
¿Soy suficiente o tal vez, mucho, o demasiado poco?
¿Por qué los gruñidos de mi estomago pronuncian tu nombre?
¿Estás esperándome?
¿He vuelto a la demencia?
¿Se enlazaran nuestros caminos una segunda vez?
¿Era verdad que el inglés me traería cosas grandiosas? ¿Eres tú una de ellas?
¿Gustas de mí? ¿Te tientan mis labios?
¿Por qué no te animas a probarlos? ¿Tienes miedo?
¿De qué? ¿De mí?
¿Son suficientes mis encantos? ¿O quieres rehuir de ellos?
¿Por qué cuando despierto y suena la alarmar, creo que eres tú, llamando?
¿Alguna vez quisiste hacerlo?
¿El destino será amable y cumplirá mis deseos de estudiar allá, contigo?
¿Puedo arrepentirme de haberte conocido?
¿Dónde está el baño de niñas en un liceo de hombres?
¿Me dirás sin reírte de mi ignorancia matutina?
¿No quieres instruirla a tu gusto?
¿Vendrás a dormir a mi lado cuando evoque tu presencia protectora?
¿Bailaremos un primer vals? ¿Y un último en suspenso?
¿Cómo reaccionas cuando escuchas noticias mías? ¿Euforia o indiferencia?
¿Cuál es tu color favorito? ¿Y tu canción?
¿Por qué te extraño tanto si no hay lazos que nos unan?
¿Por qué me cuesta tanto hablar de ti?
¿Nos volveremos a encontrar?
¿Puedo presentarme de nuevo?
¿Qué haces afiatado con tanta fuerza en mi presente?
¿Quién te dejó entrar?
¿Estaba la puerta abierta? ¿Te irás?
¿Te quedas? ¡Quédate!
¿Quieres que te rapte y te haga mi prisionero? ¡Quédate, mi cielo!
¡Quédate conmigo hasta que logre dormir tranquila! ¡Quédate y extráñame!
¡Quédate y ámame! Porque te veo dormir… y hoy hace frío….

sábado, 16 de octubre de 2010

El amor en los tiempos de la P.S.U


hay desesperación y locura en el aire, y los sentidos no responde a otra cosa que no sea a números, frases, textos largos donde hay que buscar el sinónimo a una que otra palabra, muchas veces ocupada en otra ocaciones, pero que, sin embargo, no se tiene idea del significado, ya sea, connotativo o denotativo, a preguntas rebuscadas de biología y fórmulas de otro mundo referentes a física.
Ya no hay letargo, noches de cansancio donde solo se quiere contraponer la pesadez de los párpados con las palpitaciones extrañas en la cúlmine de las piernas que han recorrido los mil kilómetros de una maratón interminable, que tiene por meta una cartola con círculos por rellenar y que todos esten bien contestados, para ostentar el premio de 3 cifras combinadas: 850...sin cabida a las probabilidades, una cifra cerrada y por ningún lado, mutable.
No hay hálito limpio que los pulmones puedan digerir, solo abunda la polusión de dudas maliciosas que prolifera como si el mundo se fuese a acabar ( de hecho lo está haciendo) en el cerebro congelado en el último ejercicio de matemática que no fui capaz de contestar. Ya he perdido hasta la escencia de mi ser, entre tanto escándalo por una simple prueba, que pese a todo, es la que decidirá el resto de mi vida: Las amistades que tendré, las personas que amaré, las cosas que compraré, los arrepentimientos por arrepentirse, los hijos que pariré, los llantos, las risas, los saludos y las siempre malditas, despedidas que que empiezan a rondar mis pasos.

Hay vacío en todos lados, PSU en todas partes, Becas, universidades, tantas cosas, que no sé si valgan la pena de tomar en cuenta antes de tiempo, porque no es sano....
y sin embargo, entra algo que puede quebrar los esquemas predispuestos desde hace quinientos años por mis planes, que no tiene solución en los Reales, inclasificable en lo biótico o lo abiótico, y un retruecano inexplicable sin el uso extenso de andróminas boáticas... un ápice delicado de sentimientos que brotan aquí dentro, en este músculo que bombea sangre alborotada a mis células y que no siente lo que yo... Ha nacido el amor en los tiempos de la PSU... El amor en los tiempos de la P.S.U.

viernes, 27 de agosto de 2010

Carroña


No sé la causa funesta de la maldición que me ha tocado sobrellevar: mi falta de entereza en el criterio débil que tengo como carga perpetua; la fragilidad casi absurda de mis emociones y el vestigio estacional de depresiones profundas que ocupan el alma sedienta de drama de mi dolor carroñero.

Ya no me puedo arrepentir más de haber elegido la vida que pretendo vivir, porque no soy tan fuerte como creí serlo en su tiempo remoto ¿qué pasó conmigo desde entonces? Ni Dios sabe y tampoco tiene tiempo ni ganas de averiguarlo por su mano o por las inquisiciones apresuradas de espías volátiles revoloteando entre mis pensamientos huraños de tantas ñácaras que se han infiltrado por los recodos hambrientos de épocas mejores.
¿No pudieron haberme escogido otra clase de afán por el que mantenerme firme frente a los enemigos dispuestos a dar con las flechas cargadas de andróminas suntuosas, justo en el centro de mi herida supurante de incertidumbre? Aun me aferro a la posibilidad de despertar un día y que el monzón haya amainado, dejando catástrofe por doquier, pero sin afectarme tanto, o simplemente, jamás volver a despertar.

Puede ser que yo sea la custodia de los males dispersos en el mundo y todo porque no tengo otro propósito que regar las semillas de marañas con mis lagrimas opalescentes que cautivan con demostraciones lascivas la locura de la tierra agonizante. Podría ser que grandes pesares tenga que soportar, que prepararon mi espíritu sin adiestrar para recibir el cambio de mi dolor: la llegada ansiosa del final de mis tribulaciones carentes de arlequín que las interprete.
Siento que ya no hay manera de no volver a llorar de noche, ni menos a la edad que se dice que tengo; no podré detener el efluvio de hálito espectral que se ha enamorado de mis ojos cansados, rojos y sin líquidos que ofrecer como pago al rocío de la mañana tenebrosa que espera por en el canto de la alondra.

Hay tanta sangre en mis sueños que he comenzado a tener miedo de dormir, caminando entre las personas como un espanta cuervos que no hace otra cosa que llamarlos con los encantos de los que fue despojado porque su pobreza no le hacía parte con la belleza demoniaca en su concepción febril. Creo que las musas sienten envidia de mí, que Venus ha redirigido su ataque contra mis pasos ciegos, que Era ha visto como Zeus osa a mirarme y me considera una amenaza latente, por lo que han decidido provocar mi afable destrucción y no me lastima decir: lo están logrando.

¿Cuándo yo muera, se habrá muerto también el último poeta? ¿Se acabaran los versos enardecidos, pasionales, orgiásticos, inexistentes y silenciosos? ¿Habrá una nueva forma de reír aguantando el nudo de remordimientos condensables en la garganta abstemia de humo con matices de manta en descomposición tardía? ¿Será una buena hora para inaugurar una constelación dedicada al lapsus tormentoso que tuve que aguantar pese al rechazo antecedente de mi voluntad corrompida? ¿Por qué tengo tanta sed? ¿Esto es culpa mía por permanecer atada al recuerdo lacerante de un romance destinado al fracaso supremo tras años de convertirse en metástasis en torno a mi corazón repleto con cáncer de ausencia? Sí, definitivamente esto es tu culpa y te responsabilizo de mi defunción por falta de besos salinos y caricias antisépticas, de abrigos lánguidos en tus brazos incipientes. Yo te culpo de asesinato calificado en complicidad absoluta con la exanguinacion de llagas sin procurar. Yo te culpo de todos mis males y presta atención que son demasiados para anotarlos en cualquier lado. +

Confieso que aprendí a mentirme, a tomar esas mentiras y amalgamarlas con mis más paupérrimas esperanzas y credos efímeros. Declaro, en pleno uso de mis facultades cognoscitivas, que ocupo falacias para poder dormir sin sentir explotar mis caudales de napas virginales y no me da vergüenza alguna porque es el único narcótico que anestesia los urdidos planes que traigo asimilados en las células de derrocar a mis verdugos, tomar su lugar y sus cabezas como trofeos que debo ostentar antes que se acabe mi suspiro de intereses triviales.

Miento, pero solo a mi misma para poder poseer algo por lo cual agradecer antes que el letargo empaste mis parpados con concreto refinado y transforme en quimeras carnívoras mis fantasías pluviales.

Y todo lo que hago por esta humanidad relativa que me va quedando, es llorar, escribir en códigos de difícil entendimiento y rendirme ante las evocaciones que el destino idealiza como lo mejor para mi, siendo claro, que lo mejor es quitarme los miedos y la libertad de engañar sin dame cuenta.




ECRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER, DUQUESA DE ORLEANS

martes, 24 de agosto de 2010

Analogía con la Luna


- ¿Cómo es posible que fueses la inspiración para tantos romances, sin haber probado lo que eso significa? - Le pregunté una tarde a la luna cuando ya los arreboles comenzaban a morir y el destello de un parpadeo luminiscente se asomaba en mi balcón. – en realidad nos parecemos bastante, vieja amiga. Tú te estás achicando, yo igual, continuas sola, igual que yo y sin embargo, sigues brillando con la misma intensidad. Hay carroña de buitre a tu lado, disfrazándose de amalgamas amistosas que solo buscan tu abdicación. Quieren opacarte, pero no lo logran, porque eres única y tú lo sabes… aunque si esos lobos envueltos en piel de oveja, necesitan de ti, sin dudarlo e incondicional a todo, les brindas una mano. A veces es preferible hacerse el desentendido a perder la poca compañía que nos va quedando...
Entregas tanto a tantas personas. Lo que piden lo das sin escatimo de condiciones, estás ahí quieran o no, escuchas como si no existiese otra cosa más importante que lo que le está pasando a alguien que casi ni conoces y nunca recibes lo mismo a cambio.
Si el día es bueno, se acordarán de ti y mirarán al cielo esperando encontrarte, pero no lo harán porque hay que seguir caminando o se choca con el poste de la calle; ya si la suerte te coquetea, uno que otro conversará contigo, te dirá “hola” y se irá porque no hay tiempo que se pueda perder.
Has visto a tantos llorar, a tantos que se refugian en tu luz porque no encuentran mejor soporte que la magnificencia de tu inalcanzable posición, les sirves de consuelo cuando ataca la oscuridad en medio del pánico tras una sacudida trémula de la tierra, pero tan pronto ha pasado, se marchan olvidándote hasta que vuelvan los llantos encolerizados ¿Y quién pone su hombro cuando quieres llorar? ¡Nadie! Porque dicen: ¡Vamos, si ella no llora! ¡Es imposible! ¡Déjate de bobadas! …la verdad, ellos no saben nada… N-A-D-A ¡Nada!

Guardas secretos que no pides guardar, que no quieres saber, pero alguien tiene que hacerlo y ahí está la tonta obligada a escuchar mil veces la misma historia y cuando se callan y tú intentas decir algo, ya no están, se fueron, se desahogaron y listo ¿Y tus secretos quién los guarda? Porque pesan mucho los propios, pero los ajenos son livianitos ¿No crees? Será porque no se les trae atados al pellejo… y con el tiempo se convierten en veneno, amargura y en maldiciones. Si tan solo se quedaran…otro gallo cantaría.

Creo y con firmeza que la única diferencia que tenemos es que tú existes desde que el planeta se creó y bueno, yo soy la recopilación de restos carbónicos de mis antepasados desde que el planeta se ganó el nombre… pareciera ser que me estoy auto describiendo. ¿Y si somos lo mismo? ¿Y si tú eres yo y yo soy tú? ¿No deberías llamarte Francisca? ¿Y yo Luna? No, porque qué pasa con aquellas niñas que llevan tu nombre por ti. Yo que sepa a ninguna le han puesto Francisca en mi honor; entonces quedaría la cagada.
Pero si te llamases Luncisca ¡Sí, te llamas Luncisca! Igual que yo: Luncisca Francisca, la condenada a solterona, enamorada de un imbécil que no se da cuenta que estamos muriendo en baba por ellos (esa es la verdadera diferencia). El tuyo, es el sol, el mío, un Subercaseaux. – Y me di cuenta, que sin proponérmelo, había vuelto a hablar de él…




ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

sábado, 21 de agosto de 2010

Amnesia



Creo que nací un 21 de julio cuando el ‘92 todavía estaba de moda. Según cuentan no he cambiado mucho desde entonces, cosa que no podría afirmar o desmentir porque no me acuerdo. Estaba presente, sí, pero no tengo una imagen sólida de mi apariencia, pues aún no me atacaba la vanidad de pasarme horas mirando al espejo a alguien muy parecido a mí, aunque en ningún caso, yo. He crecido, ya casi han transcurrido 19 años y la desmemoria de la vejez comienza a afectarme, no logro acordarme si ese año era bisiesto o qué día es hoy.


Nunca he sido muy normal que digamos, siempre nostálgica de tiempos que siquiera alcancé a vivir, encontrando placer al pasar una tarde escuchando tangos alcohólicos que desvanecen entre sus acordes las penas que se condensan dentro de mi pecho.
Me gusta extrañar a los que se han ido, y vez que puedo, escapo un poco de la realidad para escribir una que otra idea vaga que se anida en mi cabeza. Hay veces que paso semanas con el título de mi próxima "creación" (si es que las puedo llamar así) y cuando me siento con lápiz y un papel dispuesto a morir por complacer mis vicios, las palabras no fluyen, se estancan, madurando la brutal decepción de mi lógica, seguramente, debatible.
Puedo pasar horas mirando el cielo, sin que algo perturbe mi meditación de fantasías utópicas, esperando, siempre esperando que mi suerte llegase a cambiar al avecinarse un fenómeno que haga un quiebre en mi vida, un tanto monótona: De los sueños, a los libros, de los libros a más libros, y de ellos al sueño que, para aprovechar tiempo, continua repasando lo aprendido cuando la luz era el emperador de la ciudad. Pero que conste, no me acuerdo ya de quién soy.

Otra cosa, para ahorrar espacio en mi cabeza, he decidido escribir todo en tres idiomas al mismo instante, así puedo regodearme de mi facilidad para los idiomas y mato de un tiro, al aburrimiento, que sigue en su afán de rondar cerca de mis pasos, pese a que le he dicho y en reiteradas ocasiones, que no me interesan sus propuestas de un romance de media estación. Ya estoy muy vieja para esos trotes.

Tengo un vestigio de recuerdo que me gustan las magnolias y que juré a mis cojines, entregar mi corazón entero, en oferta, con mi alma y mis latidos, a quien supiera diferenciar el cambio en el brillo de mis ojos cuando las veo florecer. Esa sí que es una promoción tentadora.
También siempre he supuesto que llevo a cuestas más años de los que llevo respirando en esta tierra, que antes de mi concepción estaba dispersa en partículas con carga eléctrica, preferentemente positivas, esperando reencarnarme en lo que puedo afirmar que soy y que para traerme aquí salieron a cazarme con estas redes de mariposas, metida dentro de una célula y obligada a nacer como humano, mejor todavía, como mujer y sin embargo, no recuerdo nada.

Creo que mi canción favorita es una en italiano y parece, pero no estoy segura, que hablo italiano y otra cosa con I... ¿inglés tal vez? quién sabe. Bueno, me gusta y aunque de levanta ánimos no tiene nada, cuando soy presa de lágrimas circenses que hacen acrobacias en mis mejillas y se lanzan en trapecio sin red hacia el vacío, es inevitable dibujar una sonrisa en mi cara.

Acabo de encontrar un papel que dice: recordar que tienes una meta que cumplir. ¿Cuál de todas? podría ser cualquiera: mi carrera, mi casa, mi auto, mi nobel de literatura, dejar de fumar, conocer a Mel Gibson, viajar a la luna y colonizar ahí, aparecer en un billete de $3.000, ayudar cuanto pueda, y que en los futuros libros de lenguaje, historia, ciencias, me da igual cuál sea, salga mi nombre con una foto de mi juventud; quedar para la posteridad y convertirme en leyenda. Pero, acuérdate, yo no me acuerdo.


De repente me dan ganas de un trago con menta, limón, hielo y mucha azúcar, aunque cuando voy a prepararlo, no sé qué hago en la cocina con limones partidos, una batidora y una botella de ron blanco sin tapa encima de la mesa, después salgo al patio, prendo fuego a un cigarro y comienza mi obra dramática a surgir desde lo profundo de los arrepentimientos de lo que he hecho (es lo único de lo que de verdad se puede arrepentir alguien, todo lo demás, es puro relleno), a buscar imágenes en los arabescos que forma el humo al expulsarlo de la boca, al elevarse hasta desaparecer entre el resto de los gases que circundan los pulmones.
Luego, cuando ya me dan escalofríos pongo una canción antigua, puede ser que las escuchasen mis abuelos, pero no importa, a mí me gustan y punto. Canto a todo lo que da mi voz, espantando lejos a los cuervos que quieren verme caída dentro de una depresión nunca vista desde los tiempos de Hamlet y sus conflictos existenciales, pero soy fuerte, eso creo, y resisto cuanto pueda, distrayéndome en recuerdos de un amor que no recuerdo haber amado, mas, posee nombre, apellido, dirección y edad. Me doblego cuando las sensaciones que se supone sentí al primer contacto de labio con labio, estremecen mi piel dormida hace mucho por falta de cosquillas juguetonas que se aventuren brazos arriba hasta llegar al cuello vestido solo con una cadena y un colgante, un abrazo que pareciese que te quitará la respiración apenas bajes la guardia y la guardia nunca estuvo pendiente de hacerle frente a lo que el destino podría traer consigo como un tipo de ofrenda colectiva que únicamente favorece a los que saben leer entre líneas y le buscan la quinta pata al gato. 


Hay veces que olvido cómo me llamo y mucho no me preocupa, porque es solo un nombre, una forma que tienen de identificarme, lo gracioso es que los nombres se repiten unas diez mil veces más uno dentro de un rango de tres cuadras a la redonda, entonces ¿Qué caso tiene que olvide que me llamo Francisca Lizzette Lucero Kittsteiner? No le veo lo grave, o quizás ya me volví loca.

Ahora que veo, hay un gato caminando por el ancho de una pared que no supera los dos centímetros, me comparo con él, el elegante caminar que nos distingue del resto, la sensualidad de una mirada que dice mucho más que un recorrido por el diccionario, la sencillez lasciva que está impresa en cada corcoveo de una espalda al descubierto. Si somos iguales.
Vi un zorzal y me fui por un instante a volar con él, hace mucho que no veía uno por estos lados dejados en el tintero por Dios y no sé exactamente qué se encuentra haciendo la figura de ese amor que no recuerdo haber amado sacudiendo el polvo que dejó congelados a los besos que nos faltaron dar y que ya es muy, pero muy tarde... Comienzo a convencerme que es mejor dejar de inmortalizar los momentos vividos antes, y vivir en el tiempo que me corresponde, actuar como si tuviera 18, porque esa es la edad que se dice por ahí que tengo y permitir que el olvido ataque donde quiera atacar, para llenar de nuevas cosas, cosas que de seguro ocurrirán cuando termine de escribir tanta porquería junta, cosas que definitivamente, me harán olvidar.......


Yo, una mujer que no sabe qué nombre le dieron, qué edad tiene, qué vida ha vivido, cuántas ha vivido, qué tipo de gustos le gustan, qué amores ha querido, qué lágrimas ha llorado y menos el por qué, qué metas se ha propuesto a cumplir, declara, en pleno uso de sus facultades mentales relativas (todo es relativo, cariño, todo), que no le interesa recordar lo irrecordable....se acaba la cuestión.




ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

miércoles, 28 de julio de 2010

Cartas a un amor distiante...


Mi querido:
Quisiera saber cómo estás, qué hay de tu vida, abrazarte y asfixiarte, dejarte languidecer en el poder de mis brazos apretante. Quisiera tener la valentía necesaria para decirte el motivo que está oculto baja cada una de las palabras estúpidas que intento disfrazar de cotidianidad, pero no la tengo y me maldigo por eso y por ser débil, torpe y a veces, confiada. Quisiera haber nacido en otro tiempo.

Mi querido, no sé, en realidad, qué hago haciendo con lápiz en mano y paginas blancas, imaginando que algún día tus ojos se posaran aquí, descubriendo el sentimiento que abruma mi conciencia. No sé qué hago disponiendo escenarios mentales, en donde, actuamos los dos, una escena romántica, a la luz del plenilunio, verano y el mar.

Cielo, dime algo… ¿Estoy mal, o es una forma que tiene el destino de prepararme para lo que vendrá? ¿Estarás tú en mi camino? ¿Eres la meta y el trofeo que debo ostentar? ¿Por qué me resulta tan difícil escribirte o relatarte cuando tengo tiempo y ganas de plasmar algo tuyo para la eternidad? ¿Sentirás lo mismo que yo? ¿Estoy completamente loca o me queda algo de cordura?...
Mi vida, ahora te cuento: yo, Duquesa de Orleans, confieso el amor que hicia ti profeso. Yo, Francisca Kittsteiner, yo una mujer que se ha encariñado contigo hasta la demencia… yo te adoro.

Siempre tuya, Francisca Kittsteiner, Duquesa de Orleans…


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

viernes, 23 de julio de 2010

EXISTE


Existen mis noches de desvelo porque falta tu calor a mi lado,
Existen mis miedos desde el día en que probé tus besos,
Existen mis pesares desde que descubrí un corazón enamorado,
Existen mis alegrías desde que se desvanecieron lo sesos.
Existe la fantasía de una mirada porque vi tus ojos hermosos,
Existe el ansia por volver a verte una vez más ¡por Dios!
Existe un palpitar insoportable donde antes había hielos en pozos,
Existe un múltiplo par desde que ahora nos llamamos dos.
Existe la dicha de un fortuito y distante reencuentro,
Existe el sabor a canción romántica en mi labio deshidratado,
Existe también, la historia de un amor de cuento,
Existe todo, porque tú existes y estas a mi lado.
Existen las estrellas, la luna, el sol en el cielo,
Existen los duendes, las hadas, las brujas y por alguna parte,
Existe el veneno de una despedida en el cuello,
Existe vida en el espacio porque he decidido empezar a extrañarte.
Existen los números imaginarios, los reales y el entero,
Existen las operaciones de adición y sustracción,
Existen los ejemplos, mira: la diferencia entre siempre y hoy, es cero,
Y Existen los iones con infinita atracción.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

sábado, 12 de junio de 2010

Caravana de amaneceres


Tú me darás el alivio que con tanto afán y desesperación bueno, pues, en estos días, es un trofeo esquivo y costoso que no muchos anhelan como yo, porque, de un tiempo a esta parte, lo he perdido.
Los amaneceres, camuflados en jolgorios arrebolados de los días tranquilos, se convirtieron en el sentido de mi existencia tortuosa, en la meta que quiero conquistar, llena de romances, ahora y en adelante, destinados a la victoria serena de amores congelados desde hace años por falta de participantes. Yo hoy digo: “aquí estoy, disponed de mí a libre albedrio. Soy vuestra, dioses de la felicidad. Entreguen mi paga…aquí estoy”

Conjuro al deseo y a las maquinaciones ansiosas a satisfacer la pobreza de mi espíritu, regocíjenlo hasta la demencia y aún más…
Quiero transformarme en aquello que me fue prometido por el enredo de palabras hiladas sin hablar, desde antes de mi concepción. Quiero eso y lo que, muy dentro, imagino ser, tal cual, está dispuesto en mi cabeza desconcertada al despertar. Quiero felicidad, quiero llanto, quiero matices dulces y amargos, colores fulgurosos, oscuros profundos, éxtasis y silencio, cansancio y emociones, fantasías más que otra cosa, belleza, gratificación, descanso al caer la noche y vitalidad al encontrar el regalo de otro día.

Quiero astros incandescentes, inspiración para seguir escribiendo y continuar; quiero calor amoroso, frío de desconsuelo apaciguado por un abrazo tierno y tirano a la vez, por retener mi libertad relativa. Quiero los diamantes del firmamento antes que caiga el sol, el sonido de las olas al chocar contra las rocas de Pichilemu, mis canciones melancólicas que me recuerdan tiempos mejores y a I de Corintios 13:13.
Quiero felicidad, algarabía, plenitud, primaveras, otoños, veranos, inviernos cálidos.
Quiero amor, deseo, locura y más amor.
Quiero éxito y larga vida colmada de bendiciones azucaradas, melosas, hostigantes, todo.
Quiero todo lo reservado para los mortales y comer desde la mano de Dios.
Quiero…quiero ¡vivir lo que tenga que vivir!
-------------------------------------------------------------------------------------

esto es igual a dedicatoria estacional...sin ánimos de revelar detalles


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

jueves, 3 de junio de 2010

TENGO UNA META!!!!


Tengo una meta que tengo que cumplir, porque toda mi existencia gira en torno a ella, desde que usé mi razón hasta el último rezo que elevo al cielo.
Tengo una meta grabada en mi cabeza como credo religioso que profeso desde siempre y que se ha convertido en causal de las lagrimas avinagradas durante muchas noches, en causal de tormentos alimentados por mis temores enfermizos que corroen mi seguridad a ratos, fortalecida, en causal de algoritmos alquímicos, pero míos y reales.
Tengo una meta dulce que alcanzar y seré feliz cuando diga: “lo logré, í pude, lo logré” recién en ese momento, respiraré por primera vez del aire limpio de polución de conciencia viciada que ha sido apartado de mi para dejarlo como el trofeo esperado desde la concepción.
Tengo una meta a la que me aferro para continuar viviendo, y sobre la que construyo un futuro utópico, sin poner al angular, sin siquiera mandarla a tallar, pero, que sostiene todo lo que aspiro e imagino tener, ser, crear, formar sobre ella.
Tengo una meta que me hacer sacrificios complejos a la psiquis humana, que me pone a prueba cada vez que me quebranto y el frío cala hondo en mi espíritu, congelando mis fantasías y quemando mi entereza.
Tengo una meta por la que empiezo a trabajar hoy….


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

martes, 1 de junio de 2010

Quise hablar inglés



Ya no me acuerdo de tu voz aunque sigues presente,
Faltaron dos veces para robarte y traerte conmigo.
Dueles, puñal oxidado en el pecho y en serio lo digo,
Porque tendré que expiarte, mi pecado latente.

He empezado a desconocer tu empalidecido rostro,
Desfigurado a ratos por el afán de recordar lo olvidado,
Bamboleante en el temblor acalorado
De la ofrenda de mi amor que a tus pies yo postro.

No estoy segura del color de tus ojos dorados,
Ni de tu existencia plena en un futuro venidero,
Ni de la lógica plasmada en un cariño pendenciero,
Ni de vivir en el infierno por seguir separados.

Se ha entumecido la memoria frágil del suspiro
En una conversación latente y por terminar,
En una despedida a la distancia por concretar
Y me congelo sabiendo lo difícil que es a lo que aspiro.





Moriré del deseo de abrazarte, desangrada en abstinencia,
Pero esperaré porque tengo ganas de hacerlo y vale la pena
Aguantar el paso del tiempo y observar alegría ajena,
Alimentando las ansias de rellenar tu ausencia.

Ya no sé cómo fue que nos cruzamos por coincidencia,
Abriéndome llagas con sabor a amaretto destilado,
Y raspones del corazón por apresurado,
Por aferrarse a una  fantasía en decadencia.

No compartimos muchas lunas ni menos estrellas acarameladas,
No probé de tu romance galante,
Y ahora extraño tu mirada petulante,
Guardada entre cosquillas de risas desquiciadas.

Creo que te quiero, pero no lo afirmo del todo.
Te he vuelto a ver y es aquí donde comprendo
Que reunirnos una vez más es lo único que pretendo
Porque quedó tu aliento plasmado en los sentimientos que acomodo.

Agradezco al cielo por poner mi mundo al revés,
Por haberte  traído en cuerpo, alma y amor rotundo,
Por juntarnos un jueves y dejar que naciera algo profundo,

Pensando que esto ocurrió porque sabía hablar inglés.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

jueves, 22 de abril de 2010

PRONTO SERÉ FELIZ





Pronto seré feliz y de eso estoy segura
Y no me queda otra cosa que no sea tranquila esperar
A que retorne el calor a mi cuerpo con ternura
Y que el mundo en mi favor, empiece a confabular.

Pronto seré feliz y veré en todo la candidez y su hermosura
Porque el amor se dispuso en mi puerta a habitar,
Tocando tres veces con parsimonia y lasciva finura
Que era imposible antes con el ruido, poder escuchar.

Pronto seré feliz, se acabará al final la cruenta tortura,
De ver cientos de parejas por mi lado pasar
Estando estancada por condena en este lugar de atadura,
En una cruz de pecados inmersa, por el afán de mentiras pecar.

Pronto seré feliz y que no quepa duda alguna,
Que saquen las orquestas a la calle a tocar,
Porque se escribe con sangre la posible clausura
De un lapsus de romances fallidos destinados a fracasar.

Pronto seré feliz porque he de encontrar la locura
Al descubrir en unos labios fríos el caudal
De un lago petrificado que me llevará a la cura
Para poder mi corazón, cuerpo y alma descongelar.

Pronto seré feliz y gritaré al cielo con bravura
El nombre del que me robará la vida sin antes preguntar,
Temblará la tierra, cantarán los ángeles, correrán aires de frescura
Porque he decidido mis esperanzas renovar.

Pronto seré feliz, sólo espera, y verás…




ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

miércoles, 10 de marzo de 2010

Romance de la mar y el cielo




Hace días que no logro dormir,
Pues siento en las olas un extraño matiz,
Me hablan en los sueños de un nombre conocido
Y luego se callan dejando abierto el caudillo.

Lloran los peces azules en los corales marinos
Y se elevan las aguas y los cangrejos asesinos,
El agua ya no es difícil sino rojo sangre
Y  el mar grita porque tiene hambre.

Hambre milenaria de compasión y entendimiento
Clamando por alguien que escuche sus cantos de sufrimiento,
Mientas las golondrinas defecan tristezas en forma de corazones
Y  le machacan a los erizos  con rabia los caparazones.

Las rocas observan, nada más observan la historia
Que repite por siempre la cruenta ceremonia
De la gente que avanza sin prestar atención alguna
Del romance fallido entre el mar y la espuma.



Y me quedo un instante, parada por un segundo,
Y todo se detiene, ya no gira ni el mundo,
Me da pena el pobre y sus lágrimas de sal avinagrada
Que estallan en los cochayuyos por la espuma enamorada.

Enamorado del cielo con su esplendor de Calipso opalescentes
Que no la mira por estar embelesado con las nubes intermitentes
Y ella baila mostrando sus galas de mujer despechada y altanera
Besando el polvo salino tirado alrededor de la costanera.

Sólo desea que las piedrecillas escriban con ansias sirvientes
Los mensajes que dictan sus recodos perdidos e imponentes
Para que el cielo los lea con sus ojos de hombre
Que la tienen destruida  y con el alma ya pobre.

Ya  no desespera porque sabe que aún faltan,
Muchas personas, años, rocas, nubes, erizos, lágrimas infames, y las gaviotas que restan
Y que haga lo que haga la espuma quiere al cielo y el cielo al mar

Pero eso no le quita las ganas de amar.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

lunes, 8 de marzo de 2010

PICHILEMU 20


Estoy en la terraza viendo el mar, es un día hermoso, no corre viento y está medio nublado, hay gente caminado en los roqueros y me hablan las olas contándome sus pesares y amoríos con el cielo; siento pena por ella y por mi…las dos estamos solas.
“ambientalizo” el silencio relatico con una canción melancólica que me recuerda que sigo aquí y que debo escribir, dejar que mis pensamientos fluyan para terminar el libro ya.
Al fondo, en el horizonte van volando las gaviotas a dúo y los alcatraces alimentan a sus crías con peces mutilados mientras las olas se precipitan a espantarlos para llevárselos con ellas y que se transformen en sus hijos putativos.
Creo que la soledad es el mejor vestido que puedo traer puesto, adornado con el humo de ilusiones que corroen mi existencia y una corona de caracoles añejados en las piedras.
Los rayos de sol clavan en mi piel tostada como agujas envenenadas de ira y rencor que se desquitan conmigo y yo con ellos por ser ingenuos y tenaces.
Hay un par de pantuflas cerca de mi silla que señalan los pasos que tendré que dar hacia mi vida propia y desolada.
“no busco compañía, todo lo contrario, quiero agonía, quiero dolor, fatiga y hambruna para sentirme mejor, para saber que existe la felicidad y la abundancia en mi despreciable interior” (extracto poema XXIV by franky)
Mis pies están helados remedándole a mis brazos que desfallecen de calor. Se escucha la “unchained melody” de fondo, pero, en verdad escucho el aguacero que emana bajo la terraza y las pulsaciones de la voy que escribe para no volverse loca entre los acordes acorazados, listos para la batalla naval de mi cabeza.
Sentí sed y fui por agua, aproveché de cambiarme el sombrero porque ya no me sentía cómoda con el que traía puesto y pienso que ahora no soporto el no tildar las letras que urdo y que es necesario acentuar.
Ahora hay tres colores en el límite cielo-océano: el celeste pastel de los días de verano al lado de las olas, un azul índigo delgado en el medio, como una línea de destacador que es ancha en la izquierda y se esfuma conforme de desplaza al opuesto, separándolos y remarcándoles que no se pueden unir porque no fueron hechos para estar juntos y luego viene el azul petróleo del mar calmo que extraña su espuma.
No le he prestado atención a las canciones que sigo cambiando y ruge el agua, gritándole a Dios en la cara por un poco de amnistía para ser feliz otra vez.
La gente se marcha y volvemos a quedar solos los roqueros, el mar, el cielo, la línea azul índigo y yo, como debería ser.
Sigo enamorada de un recuerdo del que no estoy segura si es mío o es una invención que el destino me hizo creer y duele, duele mucho, porque lo quiero a mi lado, besarlo y que acabe mi suplicio.
Mi mano siente el sendero de la sangre en mi cuello y corre una lagrima invisible por mi rostro, la solapa del sombrero no deja que el lápiz llene de aclamaciones tus paginas diario y lo odio por eso.
En mi mesa hay: una canasta de pan vieja, una madeja de lana, una alcancía, una manta, un celular, un encendedor, una caja con cigarros, otro lápiz y el notebook y un par de lentes oscuros, nada me sirve ahora.
Parece que Dios escuchó al mar porque ha desaparecido la franja que los separa, las nubes se alejan con rumbo al oriente y se callaron sus llantos…la ha escuchado ¿lo hará conmigo?



(extracto del diario personal de francisca kittsteiner... con ciertas modificaciones para dar un tono más dramático xD)

martes, 12 de enero de 2010

CAMINO DE FLORES


Desde ayer recorro mi sendero de flores,
Desde ayer que no dejo de reír por solo querer reír
Desde que se fueron para siempre, mis dolores
Desde ayer, desde ayer temprano cuando decidimos partir.

Desde ayer las flores se resignan a morir en el pavimento
Porque hemos decidido darnos una oportunidad,
Porque ahora son míos tus pensamientos
Y porque cada a tu lado, aumenta mi felicidad.

Desde ayer que las veredas tienen coloraciones,
Llenas de pétalos tiernos y suspiros de ángeles enamorados
Que elevan a mi espíritu, por senderos de estaciones
De recuerdos de nosotros y no siendo enterados.

Cada paso que doy siento en mis pies la tibia suavidad
Del polen colándose entre mis dedos desnudos,
y un retruécano de una prematura humanidad
Que nace de apoco en tus ojos tozudos.

Desde ayer que conozco el miedo por todo
Al creer que las flores no sean capaces de soportar
El peso oscilante de un vaivén en recodo
Que se mantiene en mis labios por no poderte besar.

Desde ayer que los semáforos tienen margaritas por luces
Y los autos girasoles en vez de ruedas y motor,
Y las iglesias tienen de rosas las cruces
De azucenas azules en el altar confesor.

Desde hoy los jazmines bailan al compás del sol abrasador,
Creando sinfonías y perpetuos danzares
Dibujando en el cielo un “te quiero, mi amor”
Con los aromas sensuales de una corona de azares.

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

PROCESO DE SUPERACIÓN....


Otra historia fallida de un amor que no tuvo alas, creado para perecer apenas diera el primer aliento y hoy tengo que asumirlo, aceptarlo, agachar la cabeza, decir adiós y continuar la marcha sea donde sea que el camino me lleve, aunque me arrepienta muchas veces, es lo correcto y lo que se debe hacer.
Dar por terminado el capitulo que lleva tu nombre, que relata el resplandor de tus ojos en fulgor, de tus amos aterciopelas y cabellos teñidos con las caricias del sol cuando da la despedida a los arreboles, haciéndolo por ti, por mi, por nosotros, porque es un capricho, porque quiere hacerme sufrir.
Ya no soñare contigo, porque te exorcizo de mi mente a partir de ahora, te expulso y te maldigo por mirarme.
¿Puedo dudar? ¿Puedo retractarme? ¿Puedo retroceder el tiempo para no toparme contigo jamás? ¿Puedo volver a ser nadie? ¿Puedo desaparecer entre la multitud? ¡No quiero que esto termine! Te expulso de mi cabeza, es cierto, pero ten en cuenta que no hay conjuro que pueda sacarte de mis latidos, porque son tuyos, por ti mi vida continua, por la esperanza de algún día juntar fuerzas y robarte aquellos besos que me corresponden por sacramento, mal que mal, ladrón que roba a ladrón, se le es concedido el perdón ¿y el olvido? Yo no quiero el perdón de nadie, solo anhelo tu cariño trémulo, pese a que es lo único que no puedo poseer.
Tendré que buscar otro que sea por quien tengo que escribir, a otro a quien llamar “amor”, a otro que no tenga que marcharse lejos, a otro que sepa devolver lo que entrego, mas ese otro no serás tú …
No tendrá tu sonrisa satírica, ni tu ironía mezclada con las lágrimas amargas del silencio.
Desde ahora, entro en proceso de superación... La causa: tú…tú eres la causa de todo.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER
Se produjo un error en este gadget.

Tu Arcano del dia

© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.