miércoles, 30 de octubre de 2013

ÉRASE UNA VEZ MI ROMANCE.

Yo sé que esto es simplemente acción de las ilusiones falsas que he levantado en tu nombre. Lo sé, pero no puedo hacerle caso omiso a lo que pretenden decirme, porque parece ser cierto lo que vaticinaba el mundo entero desde años atrás:  parece que te amo en secreto, tanto secreto que era secreto incluso para mí, hasta ahora, que vi el despertar de una realidad distinta en tus brazos, un amanecer  destellando en tus ojos y el deseo empedernido camuflado en los recodos de tu piel.
 Es lo único con lógica hasta el momento:  la incipiente manifestación de la euforia amalgamada con la lasciva llamando sutilmente a mis encantos para poder conquistarte, la necesidad impetuosa de ir y robarte tantos besos como sean necesarios para agotar a este dolor  habitante de mis labios  para siempre y de una vez.

Yo sé que es muy probable que tú no sientas lo mismo que yo, porque es mi conciencia la que entre desesperación y angustia crea escenarios alternos donde despliega la gama de acontecimientos quisiera vivir y que inventa para sus personajes residentes, aunque solo por esta vez, por muy bizarro que sea, se siente alcanzable y propio, porque ya lo fuiste, mi querido, alcanzado y propio, escaso y fulminante,  preponderante y humilde, señor y esclavo de mis delirios y sus afanes. Solo por esta vez, no es de amor de lo que escribo, sino de algo más, quizás mejor, incluso más prohibido y excitante. Hablo de seguir perpetuando el ansia de sentir tu cuerpo consumirse junto al mío, de disfrutar de la parafernalia de una desnudez , como una muerte dolorosa que se espera con ahínco y de la misma forma, que me robes el aliento para caer presa de la lujuria.
Ven y desata mis conflictos, hazme renegar de la  pureza que traigo en la piel, como solo tus manos son capaces de hacerlo, seguida por el desfiladero  de besos incautos que saben perfectamente donde irán a acabar: en medio del infierno que consume mi cuello y a la mitad del camino de mi espalda , la que se amolda justa para el alcance de tus dedos que juegan a perderse donde la piel se hace estorbosa y los gemidos se arremolinan llamado entre conjuros a la mejor de las tormentas, que acabará con la perdición de nuestras almas, porque no es digno de humanos ser tan felices, como somos los  dos cuando nos quedamos a solas y a oscuras.

Ven y agota lo que me queda de vida por entregar, que estoy esperando atenta tu aparecer por entre las sombras, mirándome fijo como un cazador que observa a la presa, mirándome con esos ojos repletos de sulfuro que tanto me gustan por saber que soy yo la que causa el ardor en tus recodos. Ven, y no digas nada, simplemente atácame y llévame contigo a la perdición de las sábanas, porque llevan mucho tiempo intactas y ya comienzan a echarte de menos. Se congelan y no es preciso que siga habitando el invierno en mi cama. Ven y acorrálame en algún rincón donde nadie más nos pueda molestar y ahí convénceme de invocar veranos dentro del vientre. 

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

lunes, 21 de octubre de 2013

PREMIO CONÓCEME!

PREMIO: CONÓCEME!

OTORGADO POR: Amelia R. !  su blog es este: http://lavidaelamoryvos.blogspot.com para que pasen, porque está genial! 

NORMAS: contesta las preguntas,y otórgale el premio a 14 mujeres más, para que así nos conozcamos!
pero no estás obligada a agradecer ni a mencionar a nada! (pero nunca está de más! xD)

¿Cómo te llamas? Francisca
¿Edad? 21 añitos! 
¿Color de ojos? Cafés!
¿Dónde vives? Santiago, Chile. 
¿Color favorito? Azul marino. 
¿Cosmético preferido? un buen labial rojo italiano. 
¿Colonia? duuuulceeeee xD 
¿Producto de maquillaje preferido? Labiales! 
¿Gloss o barra de labios? barra de labios!
¿Cómo sueles llevar el pelo? suelto y cómo amanezca. yo no me meto en su vida, él no se mete en la mía xd
¿Lo más imprescindible que llevas en el bolso? una linterna de mano... uno nunca sabe cuándo puede necesitar una. xd
¿Lo más imprescindible que llevas en el neceser? cepillo de pelo y de dientes. 
¿Color de pelo? castaño
¿No puedes salir de casa sin? música 
¿Eres adicta a  algo? cigarros :( 
¿olores que más te gustan? lejos, el del la tierra mojada, del mar, y de las magnolias. 
¿Qué no soportas? las mentiras ¬¬
¿Qué producto te ha sorprendido? estas cositas para colgar las carteras en las mesas 
¿Tienes algún apodo? miles!!!! franky, kiki, kika, negrita, loca, hemanita (así me dicen mis hermanos preciosos! )
¿Qué no puede faltar nunca en tu maleta? aparte de las bragas xD, tacones!
¿La serie más reciente que te enganchó? no veo tele :(
¿Capricho cumplido? todos! los habidos y por haber!
¿Tu prenda favorita del otoño? las mantitas, para perderse en un sillón regaloneando
¿Objeto de deseo? cómo me pregunta eso! ajajajaja los tacones! (sucias xD quizás que pensaron  jajajajaj)
¿Diseñador? Oscar de la Renta
¿Un sabor?  menta!
¿Una fruta? pomelos!! por cantidades industriales! 
¿Lugar para visitar? los clásicos, mi amado Pichilemu y me añorada Matanzas 
¿Una cuidad? Rancagua, mi tierra natal!
¿Lugar para enamorarse? Pichilemu <3 div="">
¿Complemento? T-A-C-O-N-E-S! 
¿Plan para un domingo otoñal? Si no estoy en la playa, hacer galletas para mis hermanos 
¿Una cadena? de plata para mi amuleto 
¿La última canción que traes pegada en la cabeza? tango Uno <3 div="">
¿Una actriz? Katherine Zeta Jones
¿Un actor? Tom Cruise 
¿Una musa? Mi mamá (que mamona, pero es verdad! punto xD)
¿Una revista? cualquiera de medicina! <3 div="" nbsp="">
¿Un sueño? hablar tantos idiomas como me sea posible
¿Ultimo vicio? el Pou ajajajaja
¿Con qué regalo siempre aciertas? con algo hecho a mano, para esa persona en especial 
¿Postre favorito? manzanas asadas!
¿Qué es la perfección? no existe, porque al no tener defecto, ya carece de algo, por lo tanto no es perfecto!
¿Animal favorito? los perros grandes!
¿Número favorito? El 7 y sus multiplos
¿Perfume que has usado? cuantos me han gustado! el favorito? tresor
¿Última vez que usaste sombra? el sábado,los domingos NUNCA me maquillo! NUNCA!
¿Días de la semana favoritos? Jueves... grandes cosas pasan los jueves en mi vida
¿Tienes tus uña pintadas ahora mismo? obvioo!! siempre que puedo las pinto, sino me las muerdo :(
¿Tu pasión? escribir, cantar, bailar como si no existiera el mañana

Y MIS NOMINADAS SON!!!! CHAN CHAN CHAN!!!








jueves, 17 de octubre de 2013

SI NO ME AMAS

Si no me amas, dilo y me marcharé 
tan lejos como mis pasos me lo permitan,
al confín del lamento y a la vorágine del destierro,
justo donde Dios decidió ir a morir.

Si no  me amas, cerraré los ojos y respiraré profundo,
confesaré mis pecados y pediré expiación,
regalaré mis suspiros al vacío y mi juventud al tiempo, 
porque sería lo mismo que dejar de vivir. 

si no me mas, no seas sutil al tratarme, 
no me hables y no te atrevas a mirarme de esa forma, 
porque si hasta la roca se desgasta con el golpe del mar, 
entonces, piensa lo que tus ojos harán conmigo. 

Si no me mas, no te vuelvas a aparecer en mis sueños, 
porque es cruel sentir la desnudez de tu piel en mi pecho,
sabiendo que es invención del letargo y mi cabeza
mezclada con los recuerdos atiborrados de lujuria. 

Si no me amas, no me conviertas en tu mentira, 
termina con el martirio de ambos y dispara, 
pero justo entre las cejas para morir pronto, 
porque no es piadoso dejarme en suspenso la vida. 

si no me amas, me iré al exilio 
porque si he de renacer desde las cenizas, 
que sea lejos, así me puedo perder entre las ortigas
que comienzan a brotar como metástasis. 

si no me amas, lloraré hasta ahogar al mundo, 
pero mañana volveré a reír, te lo aseguro;
siempre hay algo porqué reír,
aunque me hayas arrancado el corazón. 

si no me amas, déjame dormir sin límites, 
así puedo pensar que sueño un sueño amargo;
esto de no perder las esperanzas es macabro, 
pero cuando uno juega al sordo, difícil escuchar. 

Si no me amas, yo no soy quién para obligarte, 
encuentra la felicidad, ama de nuevo, 
vuelve a ser aquel que amo, ilusiónate al despertar
y si mañana te arrepientes, no vuelvas por mí.

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

viernes, 27 de septiembre de 2013

PARA MI MEJOR AMIGO



Por qué no vienes y me besas como nunca antes lo has hecho,
Por qué no confiesas lo que sé hace años y nadie ha hablado,
Es que ya ha pasado mucho tiempo y es en vano dejarlo de lado,
Porque tu nombre fue grabado con fuego en mi pecho.

Porqué justo ahora y no antes cuando éramos dueños del mundo,
Quizás es la distancia, las noches en vela, el aburrimiento,
Quizás un poco de todo y nada, pero es verdad lo que siento,
Siempre para ti, siempre contigo, siempre mi amor profundo.

Porqué ahora todo me suena a tu voz, y en cada cara veo tu rostro,
Todo esto es culpa mía por ese afán de querer llevar todo hasta el limbo,
Y ahora son mis lágrimas las que en silencio limpio,
Porque no son tus labios los que beso sino que son los de otro.

Y si desde un principio eras tú mi príncipe  y yo estaba ciega,
¿Es muy tarde para intentar ser yo quien te rescate del dragón?
¿Pongo a tus pies los restos que quedan de este mutilado corazón?
Porque ya me aburrí de ser la que lo obvio siempre niega.

Por eso yo te propongo que si es mutuo, me lo digas,
Intentémoslo solo para terminar con este calvario
Porque ya los santos no me escuchan y he destrozado el rosario
De tanto suplicar por amnistía y solo recibir migas.

Sé mi galán, mi compañía y como toda la vida, mi mejor amigo,
O tal vez, mejor nada, silencio y vacío sepulcral,
Pero sé lo suficiente, la causa de mi alegría o la de mí mal,
Porque yo si soy algo, aunque ese algo es mejor contigo.

No te pido mucho, nada que ya no me hayas dado: un beso,
Para saber de una vez si es fantasía o es real,
Y si es cierto todo esto, seré tu amante más leal,
Como alguien enamorado que peca de preso.

Es que si es esto no llega a puerto será uno de esos romances destructivos,
Porque tarde abrí los ojos y vi los tuyos de frente,
Comprendiendo en ese punto que es mí motivo el quererte,
Y así mismo como tus besos me condenan, se me hicieron adictivos.

Por qué no bailas conmigo un par de canciones,
Y si puedes detén el tiempo un instante,
Porque son muchos los años que has estado distante
Y antes quiero disfrutar un rato de mis falsas ilusiones.

Por qué no duermes a mi lado esta noche tenebrosa,
Y me permites sentir el calor que emana de tu piel  sin temores,
Así tengo la excusa de abrazarme a ti si llegasen a haber temblores,
O si tengo la pesadilla más cruel y dolorosa


Dame la libertad de poder llamarte mío y propio, sumiso y dictatorio
Y pongámosle un final feliz a esta larguísima historia
Que se ha pospuesto con una farsa notoria,
Ante la mirada expectante del universo contradictorio.



ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

domingo, 22 de septiembre de 2013

SUENAN LOS VIDRIOS



Suenan los vidrios, corre viento en los caminos,
Es Enero 24 y la marea agita a las sirenas
Que gritan y con eso despiertan la sangre en mis venas,
Mientras se apresuran los autos y aúllan los caninos.

Rompen las olas tristes en los roqueros entumecidos
Y se me  escapa el sueño por los recodos de un rezo
Que elevo al cielo pidiendo por encontrar en un beso,
El alfabeto de palabras impresas en los gemidos.

Las sabanas pesan, se congelan y fatigan
Por la espera milenaria de la llegada de aquel hombre
Que escriba en mi piel con caricias de fuego, su nombre,
Que solo me quiera sin importar lo que le digan.

Gélidos los pies buscan el calor perdido
Y les da miedo correr porque está oscuro y callado,
Los ojos miran el cielo y lo ven nublado,
Vaticinando el regreso de los truenos con ruido.

Mi nariz huele a la distancia un perfume conocido
Y se dibuja la sonrisa que mis labios habían olvidado,
Obligando al corazón, entre palpitaciones exaltado,
A recordar aquel rostro que se ha desvanecido.


Reviven las lágrimas que lo tenían lejos enterrado,
En el panteón de los momentos vencidos,
Consumiendo las fuerzas, el frío, el suplicio concebido
Presenciando otra vez, los mejores tiempos evocados.

Se deshace de apoco la clausura del lecho,
Sintiendo en mi cuerpo el calor encontrado,
Que trae uno similar contra el mío presionado,
Y que termina agotado durmiendo en mi pecho.

Ya no suenan los vidrios, ni corre viento en los caminos,
Ha cambiado el día y queda el mar intacto,
Sigo teniendo frío, lo percibo en el tacto,
Pero ya no me importa, hoy sé que se cruzan los destinos.




ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

NO ME INTERESAS


Tu color de ojos ya no me interesa,
Ni que sean los más tristes del universo conocido,
Ni que por probar mis labios hayas vivido,
Porque del fantasma del conformismo me declaro presa.

Ya no quiero que tengas  espalda imponente,
No quiero que  te aparezcas para destruir mi razón,
Porque te confundí con tantos y todos rompieron mi corazón,
Que por eso no me interesa conocerte.

No me importa que seas el mejor de todos los hombres,
Que hayas descubierto la cura del cáncer mientas tocabas el piano,
Que hables todos los idiomas que se han inventado,
 Y que todos mis versos tengan  tu nombre.

No te quiero conocer, porque te demoraste demasiado,
Ha pasado tanta agua  bajo el puente y se hizo tarde,
Comenzando la catástrofe que en mí pecho ya arde
Porque transcurrió el tiempo y nunca es en vano.








Mejor te quedas donde estás y así dejo de perder mi vida,
Porque hay tantas cosas por hacer y yo aquí mandándote a la mierda.
Déjame pretender que esta esperanza desarmada se pierda,
Porque parece que para mí la felicidad es prohibida.

No quiero saber qué te trajo aquí, ni si te gustan mis poemas,
No quiero saber nada tuyo, galán sin rostro conocido,
Porque solo dolores mi amor ha parido,
Que al pobre le cuesta respirar sin problemas.

Ya no te buscaré, porque sé que con otras faldas juegas,
Y no tengo fuerzas para seguir esperando,
Así que decidí pasar el tiempo bailando,
Y por algún milagro llegas, llegas.



 ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

sábado, 31 de agosto de 2013

PARA MI OBJETO DE DESEO

¿Qué tengo que hacer para que me quites la ropa,
Y traigas revoluciones eróticas a mi puerta entreabierta,
Suspiros atragantados de placer explosivo
Y esa desnudes primitiva?

¡Qué ganas que aparezcas enardecido
Cuando las luces se apagan  y el silencio estorba,
Besando las uniones de mi piel excitada
Por sentirte cerca, mío y dispuesto.

Consumirte de a poco, como si el tiempo no existiera,
Tocarte sin pudores donde Dios prohíbe el paso,
Desabotonarte enfurecida la camisa que entorpece
La colisión del contacto de tu pecho en mi pecho.

Darle rienda suelta a mis depravaciones, pero contigo,
Ser cómplices en el secreto clandestino del sexo,
Ahogando la vida en un gemido supremo
Que termine para siempre con mis fantasías en tu cuerpo.

Encerrarte con llave un día entero para hacer contigo lo que quiera,
Desatar el caos en el rededor por la exasperación
Del encuentro final que nos hace falta
Y que nos debemos desde el día en que nos vimos.

Dime que no me haz imaginado en cueros,
Hechizándote con el vaivén de mis caderas
Provocativas hasta tus bajos instintos:
Una diosa pagana que te pide por sacrificio.

Tómame sin preguntar, en un rincón oscuro,
Bésame cuantas veces te plazca  y no te atrevas a detenerte,
Encadéname a ti, no me sueltes y quítame la indumentaria
Y recórreme siniestro de cabeza a caudal,  bien caudal.

Dime que cuando me miras no me sacas la ropa con los ojos,
Pero por qué no  vienes y lo haces con tus manos,
Fúndete en mis movimientos hipnóticos y muerde del pecado,
Condénate, pero a permanecer enredado en mis sábanas.

Quítame el aliento, come de la carne al vivo del deseo,
Explora lugares que nadie ha explorado con ahínco,
Introdúcete de a poco entre mis muslos expuestos
Y sorbe de mi ombligo la ambrosía en rocío por el sudor.

Haz que mi alcoba de transforme en el infierno,
Llévame entre caricias de regreso al cielo,
Observa la majestuosidad de los senos eclipsados
Por mis cabellos largos revuelto por tus dedos.

Tortúrame al quitarme tu boca de repente,
Y dejaré mi marca en tus espalda con mis  uñas,
Trazaré los mapas del tesoro camino al ecuador,
Donde perderé mis cabales al llegar al abismo de tu cinturón.

Juega conmigo a inventar el éxtasis,
Y ten en cuenta que nadie habló de amor,
Solo quiero sofocar la llama terrible
Que encienden tus ojos hermosamente azules y sulfurosos.

Perviérteme a tu gusto, arriba o abajo,
Salvaje, delicado, clandestino o mío y solo mío,
No me pidas permiso ni me des explicación,
Solo ven y tómame y haz conmigo lo que quieras.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 



martes, 27 de agosto de 2013

TRAICIÓN

¿Existe traición que se pueda perdonar? Yo, que renuncié al amor más grande que jamás tendré por preferir mi orgullo ¿Seré capaz de aguantar conservar una amistad que tomó posesión de algo que alguna vez fue mío y que por obediencia, le era inalcanzable? …
Debería echarme a llorar hasta inundar el continente, pero no, le doy consejos de cómo ser feliz con el hombre con el que yo, en su tiempo, fui feliz… ¿Seré racional en estos momentos? ¿Qué papel debo interpretar, el de mejor amiga de la amiga usurpadora o el de novia anterior de un gran romance? ¿Por qué Dios me pone estas pruebas cuando más necesito descanso en mi conciencia? Quizás esté soñando y lo que sé nunca ocurrió, pero esto ya lo había visto en sueños anteriores….
En secreto, siempre supe que tarde o temprano, robaría algo mío. Y pensar que yo la envidiaba ¿Pero de qué? ¡Si es ella la que anda persiguiendo mi despojos! Creo que apareció la catarsis al final. Esto explica el porqué de muchas cosas…
En una de esas, estaba ciega o me rehusaba a ver lo evidente porque miedo a la destrucción de mi entereza ¿Seré capaz de perdonar de corazón y seguir confiando en ella?  ¿Es una señal del destino para que tome cartas en el asunto y corte de raíz todo contacto? ¿Cómo fue capaz de ocultarme algo así? Es un insulto a mi inteligencia el pretender que yo no me daría cuenta, siendo que soy la única persona en el mundo, no ¡En el universo! A la que no le puede mentir. Pensar que la envidiaba…
Y él, que hasta hace pocos meses besaba mi boca, decide atar en las cercanías de mi cariño…
Si no soy capaz de perdonar mis propios errores, no es lógico que en estos momentos pase por alto una puñalada tan profunda… tal vez es una hemorragia interna y los niveles altos de catecolaminas en sangre no me permiten darme cuenta de que me estoy poniendo exangüe  hasta un punto peligroso, o ya perdí mis cabales, me operaron  de los nervios o puede ser que esa misma sapiencia previa de la inevitable traición me haga reaccionar así.
Pero insisto, si no perdoné al único hombre que he amado con locura y dolor terrible, ni a mí misma  por no hacerlo, pretendo absolver los errores de la persona en quién más confío.
Como sea la cuestión, necesitaba desahogarme y no dormir con la hiel condensándose en mi garganta… ya hace frío y no quiero seguir gastando horas de letargo exponiendo la presunta herida más grande que ha podido infringirme y que pese a todo, no duele, ni sangra o no soy consiente…
¿Perdonar? Difícil… si hay traición una vez, nadie garantiza que no exista de nuevo… En cualquier caso, perdonar es divino, y yo no soy ningún Dios.

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER



viernes, 9 de agosto de 2013

DUPLICIDAD


Y quién hubiera pensado que esto pasaría,
Que la complicidad fuera tal de llegar al extremo
De despojarte de la roja, sin pensar que temo
A las cosas que de mí, el mundo pensaría.

Y solo tus manos pudieron despertar,
El deseo dormido que en mí habitaba,
Con la endemia de besos que nunca llegaba,
Por tanto tiempo negando, lo que no se puede negar.

Abundaba el  silencio escondido en la oscuridad
Y un desfiladero de caricias se hizo certero
Levantando tropas muertas por el cuerpo entero,
Aparadas en el secreto de la durmiente ciudad.

Y de pronto la ropa se hizo estorbosa,
Y danzares de caderas se apoderaba de la razón,
Tomando por victoria mi cuerpo y mutilado corazón,
Con un dejo taciturno de absolución piadosa.

Desde un principio esto estaba dispuesto,
Ala aventura  pecaminosa en los restos de tu piel,
Ahogarme de a poco en placer y dolor amalgamado con hiel
Que deja un sentimiento celestial con aires de siniestro.

Y no sé, después de todo, hay conflicto de emociones
Con una mezcla tétrica entre lo macabro y lo divino,
El miedo que muere como naufrago en el exceso de vino,
Y las fantasías fulgurosas que cran las putas canciones.

Comenzó a florecer un ápice de arrepentimiento,
Que no deja a mi cabeza tranquila: la tortura,
La enferma, la mata sin conseguirle una cura
Para dejar de pensar tanto pensamiento.

Pero así como en su momento se fue valiente,
Ahora hay que hacer lo mismo y ser fría como roca,
Porque de otra forma, como sigo me volveré loca,
Por tanto especular condenas incipientes.

Y si fue, fue y se acabó antes del comienzo.

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER. 

jueves, 8 de agosto de 2013

LA FAMOSA CONQUISTA


Y entre la desesperación del estrés porque siempre hay poco tiempo para todo lo que interesa, y abunda el tiempo para aniquilar tormentos arremolinados por la falta de entereza en la conquista próxima de un romance destinado a la lasciva, aparece tu rostro, perpetuamente implacable, brillando entre las oscuridad con esos candiles taciturnos que levantan desde su tumba a mis ganas perturbantes de salir corriendo a besarte como si no existiera un mañana.
Y sé que debo estudiar, seguir en lo que afano y agota sin más la poca vida que me queda, pero no puedo. Hay llamadas desde lo más recóndito de me ser que amenazan con acabar conmigo si no les tomo atención pronto, llamaradas de lujuria ancestral que buscan su término, pero en tu cuerpo, junto al mío, amparados en la desnudez suprema de lo que es prohibido y extremadamente exquisito.
Y no sé qué hacer, no sé cómo acercarme petulante, como siempre, hacia a ti, no sé cómo, no hay excusas que valgan porque ya todo el mundo lo sabe, menos tú. ¿Acaso puedes ser tan imbécil? ¿Acaso no sabes que la mejor de las mortales ha caído rendida a tus pies antes de tiempo? ¿Acaso no sabes que por ti yo comienzo a sentir algo? Definitivamente, no sé qué hacer y no sé qué hago aquí perdiendo minutos en vez de estar aprendiendo más cosas, para seguir siendo aquella, la mejor de las mortales.
Y si este es otro romance destinado al fracaso por su hipócrita concepción febril basada prematuramente un sueño ligeramente enrojecido, porqué no acaba ya para poder seguir con mi vida monótona, entre libros, más libros y adivina qué… más libros.
Y si mañana me vuelvo valiente y voy directo con los ojos en la presa, que serás tú, dispuesta a cazar, como tantas otras veces lo he hecho ¿habrá victoria, o haré el ridículo? No me interesa nada a estas alturas de la vida, la poca dignidad de la que me ufanaba se perdió al mutilar un cadáver en el nombre de la ciencia.
Y si en secreto a ti te pasara lo mismo que a mí, no será mejor que nos juntemos un día a hablar los dos, solos, y bien solos, para así definir el rumbo que debemos seguir, claro, pero siempre existe la gente, tus amigos, mis amigas y un millón más de personas que no hacen otra cosa que estorbarnos siempre. Pero ¿puede alguien darme certeza de que si me aventuro hacia un vacío terrorista, caeré en tus brazos?  ¿O mejor me quedo estática donde me encuentro segura ahora, y perpetuo mi corazón solo, triste y abandonado?
Y si las estrellas vaticinan un mejor porvenir y yo no soy capaz de darme cuenta, relegándome por autoimposición a esta actitud desamparada de mujer fría, lejana e indomable, que solo busca una muestra de cariño de parte del hombre que me roba el sueño, los suspiros, y las palpitaciones extrañas de amalgamas de amor y deseo.

y si el mañana nunca llega y agoto mi existencia entre escritos baratos, porque ya ni eso hago bien, se acabaran mis quimeras llenas de boato que me hace creer que a vida es mejor de lo que realmente es, podría ser acaso, el principio del fin para mi, para mis sueños, mis ganas, mis fuerzas, mis anhelos, ¿para ti?
Hoy es de esos días donde nada vale la pena y las ganas de dormir y nunca más despertar se alzan como olas de alta marea por sobre los muelles, destruyendo todo lo que encuentran a su paso. Hoy nada es mejor, nada es hermoso, nada de lo que haga servirá para algo, nada de lo que quiero tiene el mismo sentido que de cuando empecé con la construcción funesta de un destino desolador.
Hoy, la muerte ronda mis pasos, y la siento cerca, como hacía ya tiempo no la sentía y el olor a descomposición, abunda en el aire, todo es oscuro y ni siquiera los rayos temerosos del sol se atreven a quebrantar mi lóbrega sombra de desdicha. Hoy, para mí, no hay vuelta atrás.
Temo de abrir la puerta y encontrarme a la parca con sentencia temprana de mis pecados que aún no consigo expiar, porque sé que está ahí, me busca, me llama. No conoceré su llamado, si nunca se fue. Quizás en un tiempo de felicidad relativa, como todo lo es en esta tierra, se aletargó, o decidió molestar a alguien más, pero volvió, y esta vez para quedarse.
No sé qué está pasando y tengo miedo de no saberlo. Tengo miedo de salir de mi casa y los ojos se me cierran solos.
Tengo miedo de equivocarme otra vez, y que no seas tú el indicado para mí. Esa maldita obsesión mía de querer al más inalcanzable. Esa maldita peso que llevo a cuestas, por el simple hecho de haber nacido con el linaje que traigo. Esa maldita condición de semi mortal, más muerta que viva y viva entre los muertos, hablando con quienes ya no tienen voz y no escuchando a los que me gritan en los oídos. Ese maldito cansancio crónico que llevo a cuestas desde hace ya no sé cuántos años.
Dicen por ahí que la vida es cuesta arriba, pero la pendiente de la mía… parece un chiste cruel de Dios.
Pero no importa, si no me he rendido antes, no lo voy a hacer ahora. Entonces es tiempo de secarse las lágrimas, arreglarse el maquillaje y salir, sin rumbo pero salir de esta casa lo más pronto posible y si te encuentro en el camino, genial, si quieres seguir a mi lado, mejor todavía, pero si no, mala suerte, pero esta será la última vez en que me haga ilusiones, y se que lo he dicho antes, pero se acabó, me aburrí. Voy a seguir siendo la mejor de las mortales no mortales, pero no inmortal, la mejor versión de mí misma que pueda ser, para que el día de mañana cuando te cruces por mi lado sepas que te perdiste la mejor oportunidad de tu vida, y que ni tus ojos hermosamente azules, te abrirán las puertas de mi reino, desde hoy, prohibido para ti y el alcance de tu nombre retumbante.

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

miércoles, 31 de julio de 2013

NO ESTA VEZ


Y lamento decir que esta vez no voy a dar mi brazo a torcer, no por ti, ni por mi conciencia, ni por las heridas que todo esto pueda provocar, porque las heridas sanan cuando tienen tiempo de sanar, pero las mías… ya son tantas que el dolor no me deja respirar tranquila.

Lo siento en el alma, pero en cosas como esta no hay amistad que valga, ni tesoro que pueda comprar amnistía para detener los batallones que se irán a enfrentar cuando amanezca, antes de que se evapore la ultima gota de rocío desde el aire. Y créeme que no es fácil. Ya en el pasado renuncie mil y una vez a lo que mi corazón sentía por tratar de entregarle felicidad a alguien más, pero no esta vez. Ya me aburrí, quizás estoy muy vieja, y la soledad comienza a hacer estragos en mi piel, sin que todavía llegue mi final feliz. No voy a renunciar, porque clavé mis ojos en esos que me fascinan tanto, y los tuyos, no me los van a quitar.

Creo y de manera muy asidua que es turno de otra la maldición cargar, porque he decidido que él, por sobre todo, será mío, como mío es el tiempo, tiempo que gasto para decirte: que gane la mejor. 


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

SEREMOS EXTRAÑOS





Desde ahora seremos extraños,
Olvidaremos lo que nos unió,
Y borraremos aquellos años,
Imágenes que el viento destruyó.

Desde ahora seremos extraños,
Cada uno seguirá un camino diferente.
No habrá en nuestro futuro más engaños,
Sólo lo que de melancolía se acuerde la mente.

Seremos totales extraños,
Hipócritas personajes que jamás existieron,
Que creaban una obra de dramas y daños
Todo lo que los dioses, ni pensar pudieron.

Desde ahora tú y yo somos extraños,
Porque yo lo digo, porque yo lo quiero,
Porque nadie ha sabido de los besos huraños
De tus labios a las mentiras que confiero.

Desde ahora seremos extraños,
De esos extraños que amor compartieron,
Y por el producto de cantares tacaños,
Que a al mar su destino entregaron.

Desde ahora seremos extraños,
Y la historia que concebimos será cálido recuerdo,
Porque tu vida ya no la acompaño
Aunque seguirás siendo mío en alma y  cuerpo.



Todo lo propio, lo tuyo, lo nuestro


        


ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER 

lunes, 29 de julio de 2013

Y SENTIR EL OLOR A TIERRA MOJADA

Y sentir el olor a tierra mojada, tras un periodo de sequía considerable, dejar que se impregne en los poros, que corra por la sangre, después de asimilarla en la punta de la nariz, provocando la nostalgia inexplicable por  recuerdos de la infancia alejada.
Bailar al compás del polen volatizado que se escondía entre las grietas del suelo y que ahora dibuja ilusiones con forma de corazones con alas transparentes y pedazos de carbón donde debiera ir marcado con fuego y con lágrimas de dolor austero, tras dejar ir al amor de las manos de los enamorados. El nombre del que pienso antes de dormir.
Correr con las ninfas a jugar frente al lago y agrupar las estrellas disponiéndolas de tal forma que puedan transmitir el mensaje que guarda mis secretos al hombre que los provoca…que atraviesen el mundo y le muestren lo que yo no soy capaz, por temerle al miedo de tremolar frente a sus ojos, pero que desfallezco sino llego a mirarlos antes que cante el gorrión y ahuyente a mis compañeras nocturnas.  
Silbaré de noche entera canciones románticas que me limitan a solo pensar en el supuesto que se crearía si es que mis labios decidiesen vivir pegados a los tuyos… silbaré tu nombre mil veces por silbido, para atormentarme y caer exhausta buscando que tus brazos me cobijen… pero qué veo, el cielo se nubla, el viento corre ahora conmigo, el mensaje se esfuma y  yo dejo de silbar, comienzan a  cantar los grillos que saltan entre mis tobillos acariciando mis pies mojados por el rocío; las luciérnagas se forman delante de mi cabeza brillando como nunca antes el humano las ha visto y decoran mi cabello lacio y oscuro como los diamantes a la corona, el anillo y el collar; los queltehues deciden callar y tapar a sus crías, simplemente desaparecen de los caminos, las estrellas me distraen con su cintilar radiante, dejando al descubierto un universo de joyas exquisitas e inalcanzables, cubiertas por un lienzo aterciopelado negro y azabache, yo silbo de nuevo por la alegría de ver mi plan en marcha y  por el olor a tierra mojada que se levanta con cada bocanada de aire tibio que el viento exhala en mi cara. Veo a los queltehues levantar el vuelo perturbando mi estado de trance inducido, observando en el cielo que la estrellas cambian de posición dando respuesta a mi mensaje, escribiendo sobre las techumbres de una cuidad en llamas de parejas un: “yo también”

Ya no estaba sola en un mundo de a dos, existía alguien lo suficientemente loco como para transportarse al firmamento y jugar con el éter y sus acompañantes, ahora solo restaba encontrarlo… pero ese es el trabajo de las abejas. 


ESCRITO POR: FRANCISA KITTSTEINER 

MUTABILIDAD

Vaivenes de fantasías asechan el letargo de mi lecho y no me dejan descansar porque ponen antes mis ojos un banquete de romances con besos siniestros y abrazos lascivos siendo yo, un vagabundo al que le prohibieron comer.
Hay caricias en el aire que buscan a sus dueños enredándose entre la soltura de mis caderas forradas al satén, mientras que dibujo cobras sensuales con mi cabello oscuro y las desintegra una por una hasta formar un collar que entregaré a quién sea capaz de traerme la cabeza de Cupido antes mis pies.
Soy la Penélope que no quiso esperar a Odiseo porque se aburrió, porque se le estaba yendo la vida y no tenía con quién compartirla, porque ya se le secaron los ojos de tanto llorar la tardanza de su enamorado, porque la historia tenía que ser mejor.
Soy también, a veces, Hera, reclamando el amor infiel que le ha tocado, sufriendo los desaires de los engaños, pero creyendo en la redención de los pecadores. Soy la que carga con un peso que apenas puede soportar, pero que no pide ayuda, porque es de ella de quién se trata y su orgullo barato no se lo permite y un dolor a pleno se aferra en mi garganta como la sapiencia de una muerte venidera, porque ya no aguanto más: tengo derecho a un historia de amor, de lujuria, tengo derecho a enamorar a mil galanes hasta arrastrarlos a su tumba y en su lapida grabar mis iniciales. Tengo derecho a caerme y levantarme sin dejar cicatrices ni llagas. Tengo derecho a burlar al destino una vez más y a sacarle la lengua cuando decida pasar por mi lado, el muy insolente.
Ahora, no soy más que una doncella en peligro a la espera del príncipe que venga a rescatarla, la cenicienta a medio camino del baile sin saber lo que la aguarda tras las murallas del palacio.

Soy: Francisca Lizzette Lucero Kitttsteiner, bailando un tango a media luz con un cigarro encendido, siendo observada por una figura escondida entre las sombras…soy un gato jugando al ratón.



ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

domingo, 28 de julio de 2013

EL FAMOSO BESO

Pretender que la vida depende de un beso,
Pero tuyo, para mí, siempre en la boca,
Porque conozco el momento en que caí loca,
Por tus ojos azules: La religión que profeso.

Y no solo pretender, sino que asumir y resignarse
A que no hay más luz que la de esos candiles fulgurosos,
Que se transforman en un laberinto peligroso,
Donde pagan condena los que se atreven a enamorarse.

Retrasarlo todo por ese famoso beso y no llega,
Esperar, siempre esperar, por no hacer nada evidente,
Es que el mundo no puede enterarse que soy la pretendiente,
Que por robarle ese beso, su vida entera, ante sus pies, despliega.


Camuflarse por miedo,  en lo cotidiano,
Hacer que las coincidencias, coincidan por obligación,
Miedo terrible de que los labios nunca terminen en la colisión
Certera justo en el lugar favorito de nuestros meridianos.


Saber en las entrañas, que por mucho tiempo que pase,
La historia, esta vez terminará en algo parecido a un final feliz,
Que las coincidencias se disfracen de algún deslíz,
Para que yo pueda ser la que por las noches, su espalda arropase.



ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER





sábado, 27 de julio de 2013

NO

Si me das una ilusión, no me la quites cuando duermo, no me la quistes cuando me vaya tras una lágrima a refugiarme en  el lamento de un quebranto. No me la quites.

Si me abrazas a escondidas, que sea prolongado para llenar las reservas del estío gris, hasta que vuela a verte y apearme a tus brazos como si fuera a morir en tres segundos. No dejes de abrazarme.

Si me quieres besar, bésame. Desgasta mis labios y extingue mis ganas de probar otros. Dame besos empalagosamente perversos que hagan temblar en la tierra, en el cielo y despierte a todos lo que en el infierno habitan.
Agóbiame con la lasciva de un encuentro fugaz a la vista del mundo, que se retuerzan en la envida de lo que no pueden imitar porque no son nosotros, no  tienen la carga de ser amantes encubiertos por callar lo que nos pasa dentro, cuando las puertas se cierran, se apagan las luces y se acaban las visitas.


Si quieres que todo vuelva a ser como antes, pídeme perdón, redímete y expía tus pecados. Baña con tu sangre mis pies cansados y sécalos con los colgajos de tu piel curtida, transfórmate en mi sombra, pero sin que me dé cuenta, porque si no, elegiste mal y regresa al polvo del que te crearon, a la piedra de la cual escapaste. Arrepiéntete y teme. 


ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

miércoles, 24 de julio de 2013

ENERO 24

Suenan los vidrios, corre viento en los caminos,
Es Enero 24 y la marea agita a las sirenas
Que gritan y con eso despiertan la sangre en mis venas,
Mientras se apresuran los autos y aúllan los caninos.

Rompen las olas tristes en los roqueros entumecidos
Y se me  escapa el sueño por los recodos de un rezo
Que elevo al cielo pidiendo por encontrar en un beso,
El alfabeto de palabras impresas en los gemidos.

Las sabanas pesan, se congelan y fatigan
Por la espera milenaria de la llegada de aquel hombre
Que escriba en mi piel con caricias de fuego, su nombre,
Que solo me quiera sin importar lo que le digan.

Gélidos los pies buscan el calor perdido
Y les da miedo correr porque está oscuro y callado,
Los ojos miran el cielo y lo ven nublado,
Vaticinando el regreso de los truenos con ruido.

Mi nariz huele a la distancia un perfume conocido
Y se dibuja la sonrisa que mis labios habían olvidado,
Obligando al corazón, entre palpitaciones exaltado,
A recordar aquel rostro que se ha desvanecido.

Reviven las lágrimas que lo tenían lejos enterrado,
En el panteón de los momentos vencidos,
Consumiendo las fuerzas, el frio, el suplicio concebido
Presenciando otra vez, los mejores tiempos evocados.

Se deshace de apoco la clausura del lecho,
Sintiendo en mi cuerpo el calor encontrado,
Que trae uno similar contra el mío presionado,
Y que termina agotado durmiendo en mi pecho.

Ya no suenan los vidrios, ni corre viento en los caminos,
Ha cambiado el día y queda el mar intacto,
Sigo teniendo frío, lo percibo en el tacto,
Pero ya no me importa, hoy sé que se cruzan los destinos.



ESCRITO POR FRANCISCA KITTSTEINER

A MEDIAS

Cuántos olvidos a medio olvidar,
Cuántos silencios a medio silenciar,
Cuántos queridos a medio querer,
Cuántos puedo a medio poder.

Cuántas palabras a medio hablar,
Cuántos rezos a medio rezar,
Cuántas vidas a medio vivir,
Cuántos poemas a medio escribir.

Cuántos sueños a medio soñar,
Cuántas canciones medio cantar,
Cuántos sentimientos a medio sentir,
Cuántas muertes a medio morir.

Cuántos pensamientos a medio pensar,
Cuántas búsquedas a medio buscar,
Cuántos descubrimientos a medio descubrir,
Cuántas aboliciones a medio abolir.

Cuántos recuerdos a medio recordar,
Cuántos cigarros a medio fumar,
Cuántas promesas a medio prometer,
Cuántas personas a medio ser.

Cuántas aventuras a medio aventurar,
Cuántas heridas a medio herir,
Cuántos dichos a medio decir,
Cuántos juramentos a medio jurar.

Cuántas burlas a medio burlar,
Cuántos reconocimientos a medio reconocer,
Cuántas lluvias a medio llover,
Cuántos documentos a medio firmar…

Cuántas lágrimas a  medio llorar,
Cuántos dolores a medio infligir,
Cuántas carreras a medio huir,
Cuántas ausencias a medio ausentar.

Cuántos placeres a medio dar placer,
Cuantas despedidas a medio despedir,
Cuántas cosas a medio hacer….


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER


CARAVANA



Y un día tembló la ingenuidad,
Cuando más tierna dormía la ilusión,
Atacó la sapiencia sin impunidad,
Sobre lo menesteroso de tenerte en la habitación.

Y así fue aumentando tortuosa la ansiedad,
Por profesar sin tapujos tanta devoción,
Perdiéndome en la mixtura de infierno y divinidad
Porque cuando tocaste mi cara, perdí mi absolución.

Maligna la concepción de toda esta poesía lisonjera,
Contando vaticinios de bizco aguacero prematuro,
Sin mostrar la naturaleza que dedujera
La finalidad de seducir a un amor ya maduro.

Cansado el suspiro en el tiempo se hubo congelado.
Y por la cacería se condensa bilis espesa,
Tras dejar reposando frío y en el lecho tirado,
Mi más reciente y última presa.

Cómo iba a saber yo ¡Oh condena!
Que terminaría hablando tonterías purulentas,
Engatusada de nuevo por una fantasía terrena,
Entrelazada de palabras baratas en venta.


Cómo iba a imaginarme que amaría,
Cómo iba a tener eso en cuenta,
Cómo iba a saber que en tus brazos moriría,
Porque mi deseo tu nombre frecuenta.

Dime, cómo iba a ser capaz de prevenir,
Que con tus ojos me alejaría del pasado,
Que con tus labios, sin querer volvería a sentir,
Cosas que ya creía haber olvidado…

¿Cómo? 





ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER
Se produjo un error en este gadget.

Tu Arcano del dia

© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.