martes, 26 de julio de 2016

DE CUANDO FUI LA MUERTE



Y el día vuelve a sucumbir sin nadie que lo llore mientras las nubes se condensan en petequias de alquitrán. El auto sigue avanzando por la carretera y le rezo una oración por el descanso de sus albores.
Parece hacer más frío del esperado para la hora, tanto así que el mismo frío comienza a advertir catástrofe y te vi partir. En ese momento también se extinguió mi aliento.

Era martes, el segundo de un junio peculiarmente crudo, cerca de las 7 de la tarde y yo iba camino a la capital después de un día de trabajo larguísimo, cuando los cielos explotaron en caravanas de arreboles desatando una exhalación cargada de dolor.
En dos segundos habitó la oscuridad en el mundo y las almas llenaron de lamentos el aire anunciando el paso de la Muerte llorando su miseria, pero al ver mi rostro supo que el infierno se enraizó en la tierra.
Preguntó el porqué de tanta hiel mezclada con melaza, de la decidua de los ojos hinchados tras la tormenta, si acaso tenía nombre el aura de resignación que delataba la causa y si era el mismo que a ella le robó el corazón.
Preguntó la razón de mi silencio a la fuerza, y si no era mejor el amor confeso que el amor profeso.
Tomó mi mano, caminamos, y dijo “Entre los vivos vagamos los muertos, querida.”

Se quedó conmigo lo que duró la inmensidad dejándome conocer su condición más pura y que alguna vez fue mujer, aunque por guardar mutismo con desespero terminaron por destruirle el amor, aquel hombre que le desgració la vida con besos mentirosos. Me mostró entre cuentos de personajes ajenos que había empezado a transitar el mismo camino tomado por ella hace tiempo ya, sugiriéndome con sutileza la reconsideración del asunto, pues aún no era tarde para buscar la salvación. Entonces cuando amanecía julio, tomé la decisión: Mejor amor confeso que amor profeso, con las consecuencias que fueran y en caso de fracaso me iría corriendo lejos donde se pueda olvidar.

Bajé las defensas traídas desde la cuna para exponer mi esencia frágil estacionada en la encrucijada ofrecida por un término tan simple, sin alcances y que siempre complica las cosas. Lo miré de frente y sentí que la Muerte se había ido porque ahora era yo quien tomaba su lugar. No puede haber dos Muertes en un mismo sitio, es un monopolio macabro por el peso acarreado tras robarle el alma a quien se descuidase un segundo.

Nunca hubo nada, aún habiéndolo todo. La vida misma no tenía sentido desde entonces. La catástrofe llegó a mi puerta. Por primera vez lágrimas.

El muchacho de torpe andar desapareció tras la bruma del invierno luego de escucharme hablar a cerca de mis intenciones con sus afanes. Quería jugar y jugó a probar valía con una presa arisca y tan fácil de cazar para sus ojos.  ¿Por qué los ojos son un abismo suicida?
No había intención de quedarse y no lo hizo, a sabiendas que era el último golpe que soportaría mi corazón en desahucio. Le importó un carajo.
Me robó el soplo de esperanza sin deferencia como el trofeo de sus conquistas por estos lados, convirtiéndolo en el manifiesto de sus hazañas para encontrar los secretos de las sirenas.

Me quedé vagando por las calles sin aliento, pensando en que si tenía suerte, tal vez, un día de estos cuando alcance mi cuota de almas en secuestro, me revoquen la condena.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER

Se produjo un error en este gadget.

Tu Arcano del dia

© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.