miércoles, 27 de agosto de 2014

EL LADRÓN Y LA NIÑA

Hubo un ladrón, tiempo atrás, casi una vida,
Que con solo mirarla le robó el corazón,
Pasaron los años y la pérdida se transformó en amor,
El más dulce y profundo, pero con felicidad prohibida.

Y el ladrón amó a la niña hasta la locura
Y la niña lo quiso más que al cielo y a su salvación,
Pero los dioses se opusieron a la divina devoción
Que aquel romance lo convirtieron en tortura.

Amanecieron otoños y muchos más inviernos,
Y la niña seguía rogando expiación,
Que le quitaran los ojos a cambio de su ladrón,
Ofreciéndose a la censura de sus años más tiernos.

El ladrón la amaba, mas lo dioses envenenaron su destino:
Con una nueva víctima que le incrustó dolor en el pecho,
Disfrazando cantares diabólicos que lo obligaron a otro lecho,
Hasta que por afán somero, volvieron  a cruzar sus caminos.

Entonces un mundo se condensó a una cuidad,
El ladrón seguía ladrón y la niña, ahora toda una mujer,
Se encontraron en la calle con el amor sin envejecer,
Reconociendo en la mirada una segunda oportunidad.

Y ya no les importó el sufrimiento que pagaron por separado;
Era propicio dedicarse a ser felices juntos y a oscuras,
Deshaciendo de a poco de sus cuerpos  las ataduras,
Durmiendo, después de tanto tiempo, por fin, abrazados.

Era el mundo contra ellos, pero se tenían el uno al otro,
Aunque fuera en secreto y en un cuarto,
Pero el ladrón en sus celos, la hizo tanto sufrir
Que lo único que pudo entregarle fue un corazón roto.

Y la niña lloró un mar entero
Maldiciendo el desperdicio completo de su existencia
Con un ladrón que por falta de prudencia
Llegó y clavó el puñal certero.

Quiso cerrar los ojos y no volverlos a abrir,
Preguntando el porqué  de tanta maldad a los dioses
Y le contestaron: “niña, a culparnos no oses
Porque te advertimos que por amor, hay que sufrir”

ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER 

Se produjo un error en este gadget.

Tu Arcano del dia

© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.