jueves, 5 de mayo de 2016

OPALESCENCIA



De un golpe extinguiste mi vida,
Me quistaste el aire y yo queriendo respirar,
Te fuiste camino del vacío sin mirar
Que detrás dejabas tendido mi cuerpo al sol.

Consumiste mis fuerzas y agotaste mi fe,
Y justo entre las cejas disparaste.
Así se sintió el saber que ya no me querías,
Fue morir de un golpe, tras vivir una agonía.

Se hizo profunda la noche y clandestina mi sonrisa,
No hubo luz en el mundo con silencio en demasía,
No tuvo razón la razón y del corazón, ni rastros
¿Cómo pudiste ser tan cruel tras haberme amado?

Y yo que encontré en la nada algo que rescatar,
Y tú llegaste a cobrar lo que quedó de mis afanes,
Por el mero deseo de destruirlo todo,
Como si mi todo no te hubiera bastado.





Con lo que me costó confesar lo que traía atorado,
Juntar todas las piezas de un futuro que ya llegó,
Hilar el pasado para construir un presente prematuro, pero contigo,
Y tú dijiste que a la felicidad la rondaba la muerte.


¡Qué venga a mí la muerte entonces! ¡Qué venga!
Qué saco con seguir en pie si ya está todo dicho.
Para mí ya no hay espacio en tu vida,
Y mi vida no tiene sentido si no regresas a mis brazos.

Si he de pagar el dolor que te causé, aquí ofrezco mi corazón,
Destrúyelo y has con él lo que quieras, no importa,
Con tanto tiempo agonizando, ya no lo puedo remendar,
Mejor sé piadoso y quítale el aliento.

Qué venga a mí la muerte porque la suerte es mezquina,
Arrebatándome el descanso cada que tu imagen aparece
Vagabundeando por mis pensamientos un día cualquiera,

Oscureciendo al sol con tu falsa opalescencia.


ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER


Se produjo un error en este gadget.

Tu Arcano del dia

© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.