martes, 27 de marzo de 2018

BITÁCORA DEL CAPITÁN, DÍA 2




Se aproxima la aniquilación de los días... Oleadas incesantes de insomnio dispuestas a destruir tanto como puedan... Un vacío en expansión desde la creación misma comienza a  proclamarse entre lo que que ahora me quita el aliento  y yo... No importa cuántos años lleve a cuestas. No importa lo que haya aprendido antes de hoy. No importa que las heridas aún duelan al recordar, si con tal de todo, la promesa de un beso se puede ver a contra luz. 

Tengo los ojos nublados con cataratas. Soy ciega, sorda y muda al caminar. De corazón,ni las angustias quedan, pero de las cenizas restantes, se levantan resplandores de un nuevo albor. Amanecer con gusto a  ¿él?

Nada es certero desde hace un tiempo atrás. Ni la continua sucesión de días con sus noches y sus desvelos. 
Las heridas dejaron de doler de pronto, como si su nombre fuera un vaho santo, que sana las cicatrices deformes de tanto amor a medio morir.  Un presagio soplando desde el horizonte hasta mis velas, sus ojos mirándome fijo, enviando mensajes encriptados en cada pestañeo para que nadie sepa de ocurrido en lo cotidiano. Los secretos continúan secretos, cuanto más a la superficie se guardan. A nadie se le ocurre buscar a simple vista. Es demasiado obvio. 

La electricidad nacida de la tormenta, la luz incandescente de un rayo lanzado a las aguas, condena en su belleza. Siento la misma energía recorriéndome el cuerpo: Un peligro latente, un deseo en fervor, destrucción y caos... Sus manos en mi piel.

Es el instinto arremolinándose de a poco...
Son sus ojos, el despavile del hielo del cual, soy prisionera.
Es el tiempo detenido en la idea de volverlo a ver...
El ansia de quitarle la indumentaria....



ESCRITO POR: FRANCISCA KITTSTEINER. 
© Francisca Kittsteiner, 2008 - 2009.
- Franykityzado por Klaus, ©2009.